La elección de mi nueva moto, cuestión de seguridad

Foto: La elección de un buen sistema antirrobo es fundamental.

Jueves, 4 de julio de 2019   -    Pedro Toril

La elección de mi nueva moto, cuestión de seguridad

A la hora de comprar una moto, son múltiples los factores que influyen. El precio, la estética del vehículo, su fiabilidad en la carretera, el uso que se le vaya a dar o la seguridad que pueda prestarle el usuario a la motocicleta, como el sistema antirrobo, para evitar que sea robada. Y es que no es lo mismo que nuestra moto vaya a dormir en un garaje a que vaya a hacerlo en la calle, aunque según los últimos estudios, la mayor parte de los robos se produce dentro de los mismos y no en la vía pública, por lo que es fundamental elegir los mejores antirrobos de motos.

Si estás interesado en hacerte con una moto, lo primero que tienes que mirar es el precio. Dependiendo de la cilindrada y de la electrónica que componga el vehículo, su precio puede oscilar entre los 1.000 euros de la menor gama a los 50.000 o 60.000 euros. Ducati, Honda, Suzuki o Yamaha son algunas de las marcas que ofrecen sus motos en un mercado cada vez más competitivos en el que Hyosung está comenzando a ser un rival de cada vez mayor fuerza.

Los diferentes tipos de carnet que la DGT pone a disposición de los conductores españoles provoca que los mercados estén segmentados y las preocupaciones de unos y otros vayan variando. Así, con el A1 se pueden conducir motocicletas de 125 centímetros cúbicos, al igual que una vez que se hayan rebasado los tres años de experiencia con el carnet B. El siguiente nivel lo marca el A2, con el que se pueden conducir motos de hasta 35 kw de potencia. El A te da vía libre para ponerte a los mandos de cualquier motocicleta, ya sea por carretera o ciudad. 

Parece insignificante, pero la cilindrada de tu moto influye en las posibilidades de que sea robada. Los amigos de lo ajenos siempre preferirán hacerse con una moto con una potencia mayor. Muchos son los que apuntan a la eficiencia del robo. Normalmente se tarda lo mismo en hacer desaparecer una moto y el precio que se paga es mayor cuanto mayor sea la cilindrada. No obstante, nadie está a salvo. Se ven robos de motos de 49 cc, en su mayoría scooters.

Guardarla en un garaje durante la noche tampoco es sinónimo de seguridad si no se toman otro tipo de medidas. De hecho, hay estudios que apuntan que la mayor parte de las sustracciones de motos se realizan en lugares que los moteros entienden por seguros y no en la vía pública. Según las estadísticas, 85 de cada 100 robos se llevan a cabo en garajes. La razón parece lógica: es más difícil ser vistos y, por lo tanto, el tiempo para realizar el robo es mayor.

No obstante, para el apartado de seguridad, ya sabemos que existen muchos tipos de medidas que nos ayudan a guardar con seguridad los vehículos. Desde los conocidos como hierros o U y las cadenas hasta los dispositivos wifi que son capaces de localizar tu vehículo a cientos de metros de distancia de donde está aparcado. Las pinzas con alarma con detección de movimiento también son un sistema bastante seguro. 

La elección la debemos hacer, sin embargo, por la seguridad que nos aporte la moto a nosotros y no por la que nosotros podamos aportarle a ella. Se trata de que sus neumáticos, su carenado y sus múltiples especificidades técnicas sean capaces de aportarnos una conducción tranquila. No obstante, si queremos conservarla por un largo periodo de tiempo, nuestra moto debe estar a buen recaudo y para ello toda prevención es poca. Cualquier motero que se precie sabe lo importante que es tratar bien a tu máquina para que esta te responda aún me

Último directo

Quizá te interese

La importancia de formarse en la salud dental
La importancia de formarse en la salud dental

Se trata de uno de los conocimientos más demandados en el mundo de la sanidad