Bueno, no pasa nada, un pequeño fracaso. ¿Y las cuentas, qué tal?

Domingo, 19 de mayo de 2019   -    David Gallardo

Bueno, no pasa nada, un pequeño fracaso. ¿Y las cuentas, qué tal?

La felicidad deportiva se alcanza cumpliendo objetivos. Esto es muy sencillo. Hemos creado, todos, un nuevo club porque no sabíamos quién era el dueño del anterior y, ni mucho menos, íbamos a estar hipotecados de por vida con más de 24 millones de euros de deuda tras un expolio tan descarado. Pobres, pero con dignidad. Ni esclavos ni ‘pagafantas’ de nadie.

Nos hemos quedado a las puertas de la liguilla. ¿Éxito o fracaso? Pues depende del coste. Si los números están en positivo, hay dinero en la caja y el club ha crecido en venta de entradas, patrocinadores, socios etc... habrá sido una temporada exitosa. Si los números son coloraos, hemos sido menos en números que temporadas atrás, los patrocinadores son menos, canteranos que se han ido y han rendido más que aquí, etc... pues habrá sido un fracaso. ( No hablarme de Goma que me llevan los demonios).

Ganar el último partido ante un equipo inferior no tiene mérito cuando has empatado o perdido contra equipos similares y ni has tirado a puerta.

O la exigencia y la ambición se instalan de una vez en este club o la mediocridad nos acabará comiendo. Es la Tercera División, ¡sólo la Tercera, ridículo!

Este es un club con más de 3.000 socios en la quinta ciudad en población de Andalucía y la 25 de España. El que busca justificaciones ante este fracaso (si las cuentas están en colorao) que se eche un amigo al que abrazar porque nadie quiere estar en club conformista y perdedor.

Toda la vida (en Segunda y Segunda B) comparándonos con el Madrid y el Barcelona y ahora justificándonos con el Utrera.  Los niños de 16 vale, pero los cuarentones... un poquito de ‘por favor’. Dignidad, puretas míos.

No estoy contento. No me conformo. Quiero más, mucho más, aunque, lo mismo, vivo  idealizando a mi ciudad, a mi gente y a mi mismo y solo somos un pueblo grande que justifica sus fracasos culpando a los demás, como se ha hecho este año con Xerezmanía. 

Pues téngalo claro: 

1.- Esto se veía venir.
2.- El halago debilita.
3.- Culpar a Xerezmanía no sirvió de nada. Xerezmanía sigue, como siempre.
4.- Los estatutos ponen que hay que enseñar las cuentas y no se hace desde hace un año.
5.- El que no esté preparado para gestionar que se vaya, a nadie se le obliga.
6.- El año que viene vuelvo a sacarme el carnet de socio. Ser crítico no te hace ser menos responsable; lo mismo lo irresponsable es aplaudir la mediocridad.

Último directo

Quizá te interese

Lito López valora el paso del Mundial de Superbikes por Jerez
Lito López valora el paso del Mundial de Superbikes por Jerez

''Lo verdaderamente triste es la poco publicidad''

Javi Tamayo no seguirá en el Xerez Deportivo FC
Javi Tamayo no seguirá en el Xerez Deportivo FC

Así se lo ha hecho saber la entidad xerecista