Obligado a ganar ante un rival que también se la juega

Imagen de un entrenamiento del Écija. Foto: @ecijabpe

Jueves, 9 de mayo de 2019   -    J. Sánchez

Obligado a ganar ante un rival que también se la juega

El domingo, a partir de las 11 y media, el Xerez Deportivo está obligado a ganar si quiere seguir con aspiraciones de clasificación para la fase de ascenso a Segunda B.

Aparte de depender de terceros en las dos últimas jornadas de Liga, este domingo tiene ante sí un encuentro de enjundia, ya que se mide a un histórico de la categoría que pelea por no caer al pozo de la regional: el Écija Balompié.

Un club que llegó a militar en Segunda División en los años noventa y que en las dos últimas décadas ha alternado la Segunda B y la Tercera División.

No es aquel Écija que empezó a darse a conocer con Paco Chaparro en el banquillo y que jugó en la categoría de plata. Pero aun venido a menos, sigue conservando una de sus armas: el estadio San Pablo.

Un campo en el que el conjunto astigitano le pintó la cara al Xerez en partido de Copa en 1991, con José Enrique Díaz en el banquillo xerecista (3-0); y años después en Liga cuando el equipo azulino era entrenado por Luis Miguel Gail (1-0), cesado jornadas después para lograr el último ascenso a Segunda de la mano de Máximo Hernández (2000/01).

El Écija es decimoséptimo, con sólo un punto por encima de los puestos de descenso (45) y se la juega en estas dos jornadas finales.

En los últimos encuentros, ha caído derrotado fuera pero se ha hecho fuerte en casa, logrando dos triunfos, ante el Cabecense (4-2) y San Roque (1-0).

Último directo