Todo puede cambiar, nada es para siempre

Domingo, 14 de abril de 2019   -    Pedro Toril

Todo puede cambiar, nada es para siempre

Nada es como lo hemos conocido recientemente. El mundo tiene muchos más años que nosotros y todo puede cambiar en un segundo, no todo queda en un fin de semana. Que se lo digan a Marca Márquez en el Gran Premio de las Américas o a las decenas de equipos de fútbol que han perdido su partido este fin de semana en el último minuto. La volatilidad del mundo es lo que hace factible apostar y pujar en casinos o casas de apuestas por cambios que parecen irracionales. Pero todo cambia.

Aunque actualmente pueda parecer mentira, el mundo ha cambiado tantísimo que no podemos imaginar todo lo que nos lleva a ser hoy como somos. El lenguaje, por ejemplo, comenzó a desarrollarse en el paleolítico, como también lo hizo el hecho de enterrar a nuestros muertos.

La utilización del mayor enemigo de los animales fue otra construcción cultural que hizo cambiar el rumbo del mundo. El hombre comenzó a utilizar el fuego para sus labores de forma controlada. Por ejemplo, para cocinar.

Era una época en la que los asentamientos podían parecer una utopía. Los nómadas cambiaban habitualmente su residencia en busca de víveres y nada les ataba, algo impensable hoy día. Hace 50.000 años que el hombre empezó a establecerse por todo el planeta.

Los diferentes pensamientos que se han ido acuñando y los distintos movimientos sociales han provocado múltiples cambios en el mundo que actualmente conocemos. Desde la línea que separa la utopía del genocidio, hasta el comunismo, el marxismo, el liberalismo, el proteccionismo...

Edad Antigua, Edad Media, Edad Moderna y Edad Contemporánea han visto pasar tantas personas que forman nuestro actual carácter que parece casi imposible resumirlo en apenas unas pocas líneas. Bien es cierto que, hablando de historia, la vida de un ser humano dura un tiempo profundamente ínfimo.

En los últimos tiempos, el cambio se está basando en un éxodo masivo de los pueblos a las ciudades. Parece que nuestros pueblos jamás dejarán de existir, pero visto el camino que llevamos podemos acabar todos en una misma metrópolis que aglutine a los mejores y el resto de espacios se vayan copando de gente menos ambiciosa, a la que no le guste la competitividad ni ser de una élite. O aquellos con menos capacidades para tocar la punta de la pirámide o la esfera.

También se puede ver este cambio en la globalización y el idioma. Ambos van de la mano. Si antes cada pueblo tenía su propio lenguaje, pocos son los que quedan actualmente. El inglés está conquistando el mundo y ya es raro que para realizar cualquier trabajo no te pidan que acredites una formación anterior en un idioma.

Pero estos pequeños cambios que se llevan a cabo en el mundo no son más que una demostración de que nada es para siempre. Todo puede cambiar. Incluso la teoría del aleteo de la mariposa parece ser cierta. Este proverbio chino estima que el simple movimiento de las alas por parte de una mariposa puede cambiarlo todo en las antípodas de donde se encuentra este pequeño ser vivo".


 

Último directo

Quizá te interese

Estudios académicos con una alta demanda en el mercado
Estudios académicos con una alta demanda en el mercado

En la actualidad, sigue siendo importante realizarlos a cualquier nivel

Aspectos más importantes a revisar en el coche antes de viajar este verano
Aspectos más importantes a revisar en el coche antes de viajar este verano

Es importante prestar atención a lo que el coche necesita antes de partir