¿Cuánto vale una foto?

Lunes, 1 de abril de 2019   -    Opinión: Alberto Cabral

¿Cuánto vale una foto?

Hoy me hacía la siguiente pregunta: ¿cuánto vale una foto? No me refiero a pagar a un profesional que ha presenciado un determinado instante y lo ha recogido con su cámara. La pregunta va dirigida a nuestros políticos. Señoras y señores representantes de la ciudadanía, ¿cuánto vale una foto? Ya se lo digo yo antes de que me contesten. Para ustedes, muchísimo. Más de lo que cualquiera pueda imaginar.

Una foto es un trofeo de caza mayor. Aparecer victorioso estrechando la mano de un compañero de partido, o sonriente al descorrer las cortinas de una placa, es más importante que cualquier proyecto llevado a cabo. Ver ese momento recogido en los medios de comunicación y las redes sociales es el equivalente en política a ganar la Champions League, y si la fotografía puede tomarse en una fecha relativamente cercana a los comicios, mucho mejor. Raro es que aún no haya una calle (o una rotonda) llamada Canon, o Nikon, grandes aliados en la tarea de engordar sus egos.

Pero permítanme que les diga que es indigno ver, a izquierda y a derecha, disputas pueriles por una simple captura. Lo hemos comprobado recientemente con el Centro Tecnológico del Motor. Los unos, que no pudieron sacarse la fotito en su día, pero defienden que aún están a tiempo de hacérsela (hasta 2023, nada menos). Los otros, que están dispuestos a arrebatársela y que prevén hacer todo lo posible para ello (de hecho, ya se han comprado la gomina). Y el ciudadano, en su casa, con un taco de facturas que pagar y la misma suciedad que meses atrás delante de su portal.

Desde estas líneas quiero transmitirles, estimados dirigentes, que tanto a mí, como a las personas que conozco, nos importan muy poco esas imágenes. Créanme si les digo que no queremos verles aplaudiendo delante de una nave en el Circuito, ni de una fuente que ha estado años oxidándose bajo el sol. Ni abriendo una fábrica de zapatos, ni firmando para abrir una de coches. Ni presentando un autobús rojo, ni presentando un autobús azul.

Dejen de planificar, negociar, preparar, proyectar y, en definitiva, calcular el momento idóneo y conveniente de una instantánea. Dejen de tomarnos por sobres andantes que sólo tienen valor cada cuatro años y céntrense en su trabajo. Un trabajo que dista mucho del de modelo (y del de vendehúmos, dicho sea de paso) y que debe basarse en buscar la prosperidad de los jerezanos, atrayendo inversiones que generen empleo y haciendo funcionar correctamente los servicios públicos. Más allá de siglas, más allá de caras. Cuando eso sea así, y para eso sólo tienen que querer ustedes, cada cual ya sabrá a quién votar. Y sin necesidad de foto alguna.

Último directo

Quizá te interese

Mamen Sánchez volverá a intentar mañana subirse su sueldo y el de los concejales
Mamen Sánchez volverá a intentar mañana subirse su sueldo y el de los concejales

El Gobierno da por hecha la subida salarial de entre 7 y 8 puntos porcentuales

Pedro Pacheco, absuelto del 'caso Rotondas'
Pedro Pacheco, absuelto del 'caso Rotondas'

La acusación particular ha retirado los cargos