¿Siguen sin salir las cuentas en la Bienal de Sevilla?

Viernes, 14 de diciembre de 2018   -    David Montes - @davidmontesfdez

¿Siguen sin salir las cuentas en la Bienal de Sevilla?

Parece que en Sevilla se van a tener que ir acostumbrando a vivir el día de la marmota cada vez que finaliza una Bienal de Flamenco. Si bien hace dos años la polémica suscitada por el ficticio ‘éxito de público y taquilla’ de la edición de 2016 nos trajo una interesante sucesión de acontecimientos que se llevaron por delante a Cristobal Ortega, todo parece apuntar a que los grupos políticos del consistorio de la capital andaluza no andan muy conformes por cómo se ha desarrollado tampoco esta edición de 2018, que ha tenido hasta 3 directores distintos durante este tiempo y que, finalmente, Antonio Zoido fue quien se encargó de ponerse al frente de la misma como máximo responsable.

https://www.facebook.com/editorialperipeciaslibros

¿Y por qué decimos esto? Pues porque se ha registrado una petición en el consistorio sevillano en la que se le solicita a Juan Espadas y Antonio Muñoz, alcalde y responsable de la parcela de cultura y algunas más, respectivamente, que aclaren ciertos aspectos que no gozan del placet de la oposición y de la que estos albergan algunas dudas sobre el desarrollo, control y gestión que se ha realizado, como pueden ser el propio contrato suscrito con el director de la Bienal o, por otra parte, los motivos por los que aún no están cerrados los procedimientos que puedan permitir conocer si se ha realizado todo de forma correcta.

Según ha podido conocer este medio, no ha caído nada bien a quienes ejercen la oposición al gobierno actual en Sevilla que algunos miembros del staff técnico estuvieran de vacaciones justo antes y después de que se realizase la muestra dejando ‘la casa sin barrer’ y quedando pendientes de cierre los preceptivos informes de ingresos y de gastos.

Y a esto, además, hay que añadirle la incertidumbre generada por algunas de las estrategias llevadas a cabo para completar espacios escénicos donde ha habido más cemento visible de la cuenta y que, en términos taurinos, se diría ‘un nadie largo’, que salió a más de 15.000 euros por toro (91.960 euros más IVA), o una circunnavegación a golpe de blancas y negras en la que costó echar las velas 40.000 euros - esta vez IVA incluido-, todo ello sin contar gastos de alquileres, producción y actividades diversas aparte.

Según parece, tras las primeras informaciones, esta edición de 2018 de la Bienal de Flamenco de Sevilla va a tener como resultado más de 1.000.000 € de ''pérdidas'' - 400.000 euros más pérdidas que la edición de 2016-  respecto al presupuesto inicial. Ni que decir tiene que el malestar que ha causado conocer el dato de esta desviación ha provocado que se haya realizado lo que se conoce como un ‘plante’ ante esta dejación de funciones y, por ello, se ha solicitado documentación que acredite ingresos y gastos, detalles de partidas presupuestarias y hasta los convenios de patrocinio con los que poder fiscalizar y decidir si se indulta al actual director - Antonio Zoido- o lo mandan dos años mas unos corrales que este año se pagaron a precio de oro en la jornada de apertura.

Es extraño que en las fechas a las que estamos estos procedimientos no se encuentren ya ejecutados y máxime cuando el año está a punto de acabar y ya se sabe lo que pasa con los presupuestos. Y más extraño es aún que no se hayan exigido ya responsabilidades a quienes correspondan y a los niveles que correspondan. Como disparar con pólvora del rey tiene estas cosas, por ello se le ha solicitado al ayuntamiento en esta petición que presente para su fiscalización los debidos contratos que dan cuerpo a este festival flamenco, desde los cachés artísticos hasta cuánto cuesta poner un tweet.

En definitiva, la Bienal de Flamenco de Sevilla sigue adoleciendo de un grave problema histórico de control y sentido de la responsabilidad en materias que terminan haciendo importante y relevante lo que no debería serlo. Y lo peor de todo es que da igual quien sea quien la dirija. El problema sigue siendo el mismo así que, entendemos, que habrá que analizar los motivos que están provocando que uno tras otro, todos los máximos responsables de este evento estén siempre en el disparadero de forma continua.

De momento, lo único que podemos anticiparles es que, a finales de noviembre y en las fechas en las que aún estamos, esta documentación aún no ha llegado a manos de quienes la han solicitado porque, de momento, ni está ni se le espera. Lo mismo sigue de vacaciones.

Ya veremos que ocurre.

Último directo

Quizá te interese

Jondura dinástica
Jondura dinástica

Jesús Méndez, El Farru y Diego del Morao | 54 Caracolá Lebrijana | Reseña, galería de fotos y video