''Hacía años que no se veían estas colas en el Murube''

Lunes, 8 de octubre de 2018   -    D. D.

''Hacía años que no se veían estas colas en el Murube''

La mitología griega destaca que el naufragio llevó a Odiseo a la isla de Ogigia, que suele identificarse actualmente con la península Tingitana. Allí Calipso intentó retenerlo, pero Atenea rogó a Zeus para que enviara a Hermes y la convenciera de que dejara regresar a casa a su amado. Eso forma parte del mito, como compone desde ayer la historia que, tras un naufragio en Lebrija, los xerecistas llegaron a ese mismo lugar y salieron de allí sin ayuda divina.

https://www.milar.es/

La visita del Xerez Deportivo es diferente, porque todos saben lo que representa el club, la entidad que tiene y que no es un recién ascendido al uso. "Hacía años que no veía esto", decía un aficionado ceutí que se agolpaba en una estrecha fila de uno en uno en la que un seguridad iba pidiendo las entradas antes de llegar a la puerta. Había colas para entrar en el Alfonso Murube.

Antes de empezar el encuentro, nuestros compañeros de la Radio Televisión Pública de Ceuta nos advertían de que todo lo que habláramos se escucharía en Jerez. Cedían la señal para que los xerecistas que estaban al otro lado del Estrecho pudieran seguir a su equipo a través de imágenes por primera vez esta temporada. 

El mar estaba en calma en los primeros minutos de partido. El planteamiento de Masegosa resultaba raro en Ceuta. "Pepe no suele jugar con cinco defensas". En Jerez ese sistema recuerda épocas pasadas. "¿Quién es Regino? ¿Estaba jugando?" Las preguntas se sucedían mientras el técnico del Xerez Deportivo había sorprendido a todos con el posicionamiento de los futbolistas. 

El orden en defensa fue clave para maniatar a un Ceuta que no acechaba en demasía a Marrufo. No solo tiene que parar el portero. Nada se sabía de los grandes futbolistas ceutíes de los que habían advertidos, no por demérito local, sino por acierto visitante. 

La polivalencia es fundamental en una plantilla que cuenta con 18 futbolistas. Lo demostró Adri Rodríguez jugando de central izquierdo, también Regino escoltando a Rojas en el otro flanco, pero sobre todo lo hizo Marcelo. El jerezano se desfondó durante todo el partido, tanto en la banda izquierda como en la derecha. Había vuelto a la titularidad después de estar en el banco desde Utrera e iba a demostrar que todo el mundo falla y que el regreso hay que ganárselo.

La calidad es otra de las armas del Xerez Deportivo. Bello había sido desplazado a una posición más centrada por el esquema táctico y lo aprovechó. El xerecista demostró en Ceuta que la Tercera también se le queda corta cuando está en forma. La pelota le llegó en el 11' y no dudó en cederla hacia el lugar de Juan Gómez, que se la devolvió. Con el balón en la frontal, todos veían el disparo y Bello lo ejecutó al fondo de la red. 0-1.

El viento a favor permitió ayudarse del orden en las velas para tener una navegación tranquila. Un disparo desde media distancia fue lo único que pudo inquietar a Marrufo, que se apoyaba en el equipo para ganar confianza y utilizaba los puños en sus salidas por alto. 

"Masegosa está asfixiando al Ceuta", se escuchaba en territorio ceutí. Cierto es que la posesión la tenían los locales, pero no sabían qué hacer con la pelota y no conseguían tener profundidad en sus acciones. Sus futbolistas más destacados estaban desaparecidos. El descanso llegaba y, a los que no les gusta el fútbol, se aburrían por la falta de espectáculo. "Y eso que estos dos son de los que pretenden ascender...".

Pero el fútbol no solo es estrategia, calidad o polivalencia, sino también espíritu de lucha. El segundo gol es buena muestra de ello. Marcelo tiró la pared, pero erró en el pase, que llegó a pies de un defensa. Esto no le impediría seguir corriendo tal y como había pensado y fue a luchar hasta tocar de nuevo el cuero. El balón iba a caer en los pies de otro zaguero, al que increpó Tamayo. Con la puntera consiguió dar el esférico a Bello, al que, mientras todo esto ocurría, estaba doblando Marcelo. El 10 aguantó la pelota y al defensa mientras el carrilero llegaba a línea de fondo. Tras recibir el 3, condujo hasta poner el pase donde los que entienden de esto saben que cualquier leve toque que sumes un tanto. 0-2.

La sentencia aún sumaría algo más. El espectáculo no podía faltar a esta cita histórica. Bello se divertía en la banda izquierda que ya ocupaba Marcelo y desahogaba cuando no podía continuar con la pelota. Adri Rodríguez daba un pase entre líneas para que Bello de nuevo se asociara con Marcelo y este la pusiera en terreno peligroso de un solo toque, con la izquierda. Adri Gallardo no falla desde ahí. 0-3. Se acabó el partido

"Se ha hartado de correr ese chaval", destacaban sobre Marcelo en Ceuta. Tanto que, mientras todos iban a celebrar la victoria con la grada, él se quedaba pegado a la valla publicitaria y llegaba a vomitar. No podía más. Padilla ejercía de capitán y demostraba su compañerismo, a pesar de que rivalizan por un puesto, acercándose a un compañero al que ya había dado muestras de cariño sobre el terreno de juego.

Masegosa acababa el partido saludando a todos sus conocidos en Ceuta. "Es un buen entrenador", habían destacado allí antes del partido. Y le salió bien lo planteado ante su exequipo.

Todos felices de vuelta en el barco, con la sensación de que si el Xerez Deportivo tiene a todos sus hombres al 100% puede pelear por los puestos de ascenso. Pero esto es demasiado largo y lo de Ceuta solo será es un día histórico en el que una entidad con apenas cinco años de vida ganó su primer partido en la península Tingitana de la que tanto trabajo le costó salir a Odiseo. Un día más que englobará el cántico que se escuchaba en el embarque antes de cruzar el Estrecho : "Toda una historia te vengo a contar...".

Último directo

Último directo