Rosario... ¡¡¡Eres Tremenda!!!

Martes, 11 de septiembre de 2018   -    David Montes

Rosario... ¡¡¡Eres Tremenda!!!

Hay veces que el flamenco no sólo hay que escucharlo sino que hay que sentirlo. No hay que buscarlo sólo en la tradición sino saber encontrarlo también dentro de la vanguardia. Y tener la suerte de poder ver la evolución que con el paso del tiempo recorre un artista a través de la empatía que provoca imaginarse caminar en sus zapatos – blancos y de suela grande para pisar fuerte- pero, sobre todo, disfrutar, que para eso también está diseñado el arte y la música, es todo un placer para los sentidos.

https://www.facebook.com/caprichodiariojerez/

Como evolución de 'Delirium Tremens', la cantaora trianera Rosario Guerrero 'La Tremendita' dejó ayer un concierto en el Café Alameda de esos en los que las campanas del flamenco tañen igual de fuerte que siempre pero que deben ser escuchadas bajo el sonido actual y el momento en el que vivimos. Enfrentarse a sí misma era el primer reto que presentaba el concierto. La Tremendita no contaba con el factor sorpresa con el que nos dejó ojipláticos hace poco más de seis meses en el Teatro Central sacando su lado más canalla bajo el tamiz del cante clásico y ortodoxo pero con arreglos 2.0. Ya lo dijimos en su día y hoy lo repetimos. Aquello fue cante, con mayúsculas, del que le pones una guitarra y dos palmas y sales de allí dándole un giraldillo, un nacional de Córdoba o una de esas Lámparas Mineras que tan bien quedan para sujetar libros. Y lo de anoche también.

https://www.milar.es/

Y sólo siete meses despues de aquel 'Delirium Tremens', en esta evolución que responde al título de 'La Fuerza' Rosario Guerrereo 'La Tremendita' se nos presenta como una cantaora total y una artista plena de vitalidad y encantada de haberse encontrado a sí misma, feliz de ser una quijote más dentro del mundo de lo jondo – Andrés Marín tiene gran parte de culpa de esto- y, desde que hizo cenizas su cuerpo por soleá hasta que le puso al mal tiempo buena cara por bulerías y nos regaló su fuerza por tangos a modo de bis, se abrió de par en par a las puertas de la música sumergiéndose en todo un universo de emociones y escenarios.

Ella es flamenca porque así vive, así lo siente y así lo transmite. Tan flamenca que se permite ejercer de Dr. Jeckill y Mr. Hyde con su pelo, salir al escenario con un sombrero de Marchena de los de verdad o enfundarse en cuero, tocar el bajo electrico, la guitarra flamenca y hasta realizar una mini masterclass de percusión con una pandereta al cuello porque conoce los códigos que no hay que saltarse y respetar y, sobre todo, de qué va todo esto de la vanguardia o, como dicen ahora, lo moderno. Ella pinta ahora como Picasso porque en su día se formó en los más puro de lo jondo y de la música, de los cantes y de los tempos y eso, precisamente eso, le ha llevado a saber lo que quiere y lo que no y, de esa forma, vivir de acuerdo a un ideal con el que muere.

Y cuando se muere por un ideal y se lleva a sus últimas consecuencias, los valores del artista ganan enteros de forma exponencial porque da siempre los veinte reales del duro allá donde vaya y contra eso no hay discusión posible. Gustará más a algunos y menos a otros. Lo que a unos les flipa a otros los horroriza. Así es la vida real. No hay mas. Y Lo único cierto es que, en este tipo de artistas, la hojana no tiene ni sitio ni lugar si se quiere ser 'tremenda'.

Ayer escuchamos soleares, colombianas, tarantas, serranas, peteneras, fandangos, farrucas, bulerías, tangos... ayer escuchamos a Escacena, a Pastora, a Torre, a Tomás, a Mairena, a Marchena y paseamos por Triana, por Utrera, por Cádiz, por Jerez... un repaso al tren del flamenco. Eso sí, todo ello bajo la escolta percutiva y electrónica de Pablo Martín-Jones y Daniel Suárez.

Anoche, en el Café Alameda de la Bienal de Flamenco de Sevilla escuchamos a una artista que ha buscado con ahínco hasta lo caótico un himno, un tedeum, que le ha servido para abrir una puerta por la que fugarse hacia un terreno en el que ha hecho cenizas su cuerpo para vivir al rojo vivo y hacernos vibrar con su flamenco.

Ficha Técnica:
Espectáculo: La Fuerza - Artista: Rosario Guerrero 'La Tremendita' - Lugar: Café Alameda - Bienal de Flamenco de Sevilla - Fecha: 10 de septiembre de 2018 - Aforo: Lleno - Cante, guitarra flamenca y bajo electrico: Rosario Guerrero 'La Tremendita' - Batería y electrónica: Daniel Suárez y Pablo Martín-Jones

Último directo

Quizá te interese

Dos guitarras de Jerez se citan en el Lope de Vega
Dos guitarras de Jerez se citan en el Lope de Vega

Diego del Morao y Antonio Rey serán los protagonistas principales esta noche de la sesión de hoy en la Bienal de Flameco de Sevilla.

Toque de tapa negra y blanca
Toque de tapa negra y blanca

Santiago Lara clausura el ciclo dedicado a la guitarra que acoge esta Bienal de Flamenco de Sevilla el Espacio Turina.

Último directo