Fútbol, puro fútbol...

Lunes, 10 de septiembre de 2018   -    D. D.

Fútbol, puro fútbol...

Dicen que el fútbol es injusto. Quizás, el resultado del Xerez Deportivo - San Roque de Lepe pudiera serlo después de todo lo ocurrido en la segunda mitad. Pero nada más lejos de la realidad. Pasara lo que pasase sobre el campo, al final un equipo logró marcar y el otro no. Los puntos se reparten por la justicia del gol, no hay más. Y menos mal esta vez para el Xerez...

Masegosa sabía que algo no iba bien en las dos primeras jornadas. Un empate y una derrota hacían presagiar que, de no conseguirse los tres puntos, la tormenta se desataría en Chapín. Porque la lupa se pone sobre el entrenador en mayor parte; como en las carreras de moto es el piloto el que se lleva el foco.

Los cambios de Masegosa bien podrían asemejarse a los que Jorge Lorenzo ha realizado a lomos de su Ducati en MotoGP. El piloto mallorquín decía antes del GP de Misano que su buen rendimiento en la firma italiana ha llegado con un cambio que le hace pilotar de forma antinatural: para girar no puede tener abierto el gas. El entrenador del Xerez buscó una solución a sus problemas y la encontró, a pesar de tener que hacer jugar a algunos futbolistas en posiciones no tan naturales y dejar en el banquillo a Tamayo, Jojo, Marcelo y Rodri, que circunstancialmente habían sido titulares la semana anterior. 

Así que el Xerez Deportivo comenzó ofreciendo otra cara en un partido que se esperaba complicado y eso le sirvió para ponerse por delante pronto. Se estaban creando oportunidades y llegó el tan ansiado primer gol en categoría nacional.

La expulsión del rival marcó el encuentro. Todo estaba de cara y faltaba un mundo. Como suele hacer el propio Lorenzo, el Xerez Deportivo utilizó el estar por delante para intentar aumentar la ventaja. Sin embargo, utilizando el argot del motociclismo, a pesar de los intentos, los xerecistas no lograban abrir hueco con su perseguidor para escaparse.

Se esperaba que en la segunda mitad el Xerez Deportivo pusiera el modo martillo. Sin embargo, quizás por miedo a sufrir una caída -como le ocurrió a Lorenzo en Misano cuando perseguía a Dovizioso-, el equipo no atacó. Se quedó a la espera. La grada incluso se impacientó por momentos. Se pasó de los cambios de Lorenzo a la táctica de Marc Márquez, tranquilo por la ventaja que atesora en el mundial. Se valían de lo ya conseguido.

Quizás el Xerez no tenía tanta ventaja como la que tiene el piloto de Cervera en el Mundial, pero los xerecistas esperaban agazapados para aprovechar alguna contra. Como Djokivic, defendiéndose de las últimas bolas de Del Potro en el US Open, a pesar de ir ganando, para que si se daba un fallo fuera del rival; como Márquez, viendo cómo la ambición hacía caer a Lorenzo en Misano. 

Pero el gran problema del Xerez Deportivo es que esto no son las motos. Ni siquiera el tenis. Las distancias aquí no son tan largas y los puntos no son tantos como para permitir que te marquen. Aquí el rival te puede hacer perecer; aquí una bola puede cambiar la lectura de todo el partido.

Aquí va tanto el cántaro a la fuente que, al final, se rompe y todo cambia. La pelota esta vez no quiso entrar. Porque por suerte para los xerecistas ese último centro acabó en córner. Si no, hoy en Jerez se estaría hablando de un empate y un partido completamente diferente. Aunque solo fuera por un matiz. En definitiva, nada comparable. Esto es fútbol, puro fútbol...
 


Último directo

Quizá te interese

Masegosa piensa que su equipo lo hizo casi todo, ''menos lo esencial''
Masegosa piensa que su equipo lo hizo casi todo, ''menos lo esencial''

El entrenador del Xerez Deportivo valoraba así el punto conseguido por su equipo

Último directo