Contradicciones contradictorias

Lunes, 10 de septiembre de 2018   -    David Montes

Contradicciones contradictorias

Según consta como definición en la Real Academia Española, la distopía es un tipo de mundo imaginario que se considera indeseable donde las contradicciones son llevadas a sus consecuencias más extremas y, bajo ese concepto, el de la distopía, nos tenía citados Patricia Guerrero en el Teatro Central en uno de los estrenos más esperados de esta Bienal de Flamenco de Sevilla.

https://tres60.es/

Con el Giraldillo al mejor espectáculo de la pasada edición del festival sevillano en el zurrón, y dos nominaciones a los Premios Max 2017, no poca era la expectación generada para ver a la bailaora granaína, que sigue evolucionando y avanzando en 'Distopía' bajo la senda que abrió con 'Catedral' y que la sumerge en esos otros mundos dancísticos mas allá de lo flamenco y que, ahora, se le empieza a denominar flamenco 'contemporáneo'.

Y ya saben ustedes lo que ocurre cuando en un espectáculo aparece la palabra contemporáneo, pues que el arte de lo jondo ni se le ve, ni se le espera y, lo que es peor, ni se le intuye en muchos momentos del espectáculo. Y este espectáculo tiene mucho de eso. Poco flamenco que ver, mucho tiempo que esperar y más aún de intuir porque los minutos parecen horas. Y es una pena que pasen estas cosas con una bailaora como la copa de un pino, como es Patricia Guerrero, que lo que hizo flamenco lo hizo para rabiar, y sin embargo se nos pierda durante casi todo el espectáculo por esos mundos que lo mismo abren puertas en el extranjero pero que aquí a muchos nos deja un tanto indiferentes.

Y no sólo a nosotros nos deja indiferentes sino también al publico. Al punto de que se le dedicó el primer aplauso a los 40 minutos – en la soleá- y el primer ole claron y nítido en las cantiñas, cuando llevábamos casi hora y veinte de estreno, ya bien sea porque todo lo demás poco o nada tuvo que ver con lo jondo, ni antiguo ni nuevo, o porque que va siendo hora de sentarse de verdad y que el flamenco sea considerado como un género como tal y empezar a definir sus ramas más allá de sus palos, al menos para saber donde se mete uno antes de sentarse en la butaca.

Pero como a nosotros lo que nos gusta de verdad es el flamenco, al igual que ustedes que leeis estas páginas, nos vamos a centrar en lo poco que tuvo porque fue de muy buena calidad y alta escuela, y vamos a dejar lo demás para otra ocasión. De las cuatro partes de las que se compone 'Distopía', que están subdivididas a su vez en tres partes cada una de ellas y que lo hacen tener doce movimientos, sólo unos tientos como remate del primer acto, una solea y media farruca en el segundo, y una cantiña interruptus como previo del epílogo final en el cuarto, nos dejaron ver a la Patricia Guerrero que nos gusta, al menos a la que me gusta ver bailar a mí, y que hizo que el respetable se removiera del asiento sacando a relucir su lado más flamenco.

Y es que, cuando saca su cara flamenca, esta bailaora te embauca dentro de los conceptos originales y creativos desarrolla y que la hacen tan interesante como imprevisible. Por tientos sacó su lado más canalla y, en la soleá, bajo todo un ejercicio de creatividad, le dio la vuelta a la bata de cola y bailó con ella por delante en vez de atrás sin que ni siquiera nos diéramos prácticamente cuenta hasta el final, convirtiendo su vuelo en rojo o negro según su antojo y haciéndola volar de mil y una maneras distintas, en la farruca 'Mi luz y mi guía' con la ayuda del sonido en libertad de Dani de Morón saco su perfil más elegante y plástico vestida inmaculadamente de negro y, por último, dejó muestras de que cuando quiere saber sacar de sí el baile más conceptual como el que impregnó a unas cantiñas interruptus bajo la única letra del 'carril que habían hecho las mirris de ir y venir' y con las que comenzó a despedir 'Distopía' y arrancar uno de los pocos oles rotundos que se escuchó en teatro anoche.

¿Qué baila bien Patricia? Claro que si. ¿Qué baila bien flamenco? Una fuera de serie. ¿Qué nos gustaría verla bailar más flamenco en lo que hace últimamente? Sin dudarlo ¿Qué se da una paliza en Distopía? También. Pero, que quieren que les diga, a los que nos gusta el flamenco, de una punta a la otra, lo que no nos gusta es que nos quieran vender algo como flamenco y que este después sólo se toque de forma tangencial y, por desgracia, este 'Distopía' lo hace, dejándonos ese sabor agridulce en la boca de haber asistido con mucho más que interés a ver a una de las principales referencias y valores flamencos jóvenes actuales e irte para casa con aquello de 'lo que pudo haber sido y no fue'.

Ficha Técnica: Espectáculo: Distopía – Artista: Patricia Guerrero – Lugar: Teatro Central – Bienal de Flamenco de Sevilla – Fecha: 9 de Septiembre de 2018 – Aforo: Lleno – Baile: Patricia Guerrero, Ángel Fariña, Rodrigo García – Cantante lírica: Alicia Naranjo – Cante: Sergio 'El Colorao' – Guitarra: Dani de Morón – Bajo electrico y contrabajo: José Manuel Posada 'Popo' – Percusión: Agustín Diassera

Último directo

Quizá te interese

El mito de las 'Amazonas', en clave flamenca, para reivindicar el papel de la mujer
El mito de las 'Amazonas', en clave flamenca, para reivindicar el papel de la mujer

Nueve mujeres sobre el escenario para un espectáculo coral con la bailaora Rosario Toledo y la cantaora Inma La Carbonera

Agenda de Zambombas de Jerez 2018
Agenda de Zambombas de Jerez 2018

Que cumplen con los requisitos que declararon esta fiesta como Bien de Interés Cultural por parte de la Junta de Andalucía.

Último directo