¿Por qué nos disfrazamos en la noche de Halloween?

Miércoles, 15 de agosto de 2018   -    Pedro Toril

¿Por qué nos disfrazamos en la noche de Halloween?

Si existe una noche especial en el año por su relación con el mundo del disfraz, esa es la noche de Halloween. Es la noche ideal para acudir con los niños a la tienda de disfraces y elegir el que mejor nos sirva para dar miedo o asustar a todo el que se nos cruce en el camino ese día. La clave a la hora de adquirir disfraces de Halloween es que éste sea lo más terrorífico, aterrador y abracadabrante posible, porque de esa forma se hará la tradicional ruta por las casas y seremos capaces de dejar aterrorizado a todo el vecindario.

Pero lo que nunca nos hemos preguntado es de donde procede esa tradición, a quien se le ocurrió utilizar la primera máscara o por qué a los niños les gusta tanto disfrazarse en este día tan especial. Históricamente, se habla de los celtas como impulsores de esta festividad, que utilizaban máscaras para ahuyentar y poder huir de los fantasmas. Era un tiempo donde los espíritus tenían una particular relevancia. Y donde el miedo al más allá se acrecentaba en días como éste.

En cuanto al uso del disfraz en esta conmemoración se podría decir que es más procedencia de Estados Unidos. Hace un tiempo, esa noche en unas calles de las ciudades y pueblos cuya iluminación era mucho más precaria, provocaba verdadero miedo en la gente, que creía que los muertos resucitaban en forma de fantasmas y apenas salían de sus casas.

Pero no todo el mundo podía permitirse quedarse en casa toda la noche, y los que no tenían más remedio que salir, lo hacían disfrazándose de fantasmas  o muertos vivientes, porque así creían que pasarían inadvertidos. Para ello, cualquier trapo o máscara eran los recursos más utilizados.

Fue ya a mediados del siglo XIX cuando esta tradición se generalizó por todo Estados Unidos. La festividad se consolidó, y en un principio consistía en ir por las casas pidiendo dinero o comida, algo que con el paso de los años se convirtió en el famoso Truco o Trato que todos conocemos hoy en día, y que podemos decir sin ambages que es una celebración extendida por absolutamente todo el mundo

Pero no todo es terror, macabro o atroz en la noche de Halloween. Con el paso del tiempo, y sobre todo la irrupción de los niños en esta tradicional fiesta, los disfraces utilizados han ido variando, y aunque los de fantasmas, muertos vivientes o brujas siguen teniendo un gran éxito este día, también se empiezan a ver cada vez más disfraces de otro tipo de personajes más buenos que los originarios mencionados. Lo más importante de todo es que los niños disfruten de ese día convirtiéndose en el personaje que quieran a través de la magia del disfraz.

Último directo

Quizá te interese

La edad siempre pasa factura, ¿cómo podemos evitarlo?
La edad siempre pasa factura, ¿cómo podemos evitarlo?

Los labios y la decoloración que sufren, especialmente sensibles

El flamenco está de moda
El flamenco está de moda

Un arte declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad

Último directo