El Betis deja en ridículo al Ayuntamiento de Jerez

Lunes, 30 de julio de 2018   -    Masjerez

El Betis deja en ridículo al Ayuntamiento de Jerez

El Betis jugó el pasado sábado en Jerez un amistoso ante el Lille, en el estadio Municipal de Chapín. Uno de los aspectos más llamativos fue el césped del feudo jerezano, ese que tantos dolores de cabeza da a los entrenadores xerecistas durante el año y que para el partido del conjunto sevillano estaba en condiciones envidiables.

La culpable de este magnífico estado fue una empresa privada. La escuadra verdiblanca contrató personal y maquinaria antes de jugar sobre el verde de Chapín. Las imágenes hablan por sí solas..

El césped del terreno de juego jerezano nunca ha brillado por su buena salud. Famosa es aquella portada de MARCA que tituló: "Aquí se la juega el Madrid". El balón de aquella Liga sobre un punto de penalti enfangado daba una imagen lamentable de Jerez y su estadio.

Fue el momento que más trascendió. Sin embargo, más han sufrido los xerecistas después de irse a las últimas categorías. Hace dos pretemporadas, los dirigentes del Xerez incluso tenían que ocultar el estado del césped para que algunos equipos como el Atlético Malagueño accedieran a jugar en un Chapín maltrecho antes del inicio de la competición.

En los últimos años, el Xerez Deportivo FC ha tenido incluso que jugar fuera de casa como local muchos de sus partidos para que se llevara a cabo la resiembra del césped. Muchos incluso han afirmado que se necesita levantar completamente el verde y volverlo a poner para acabar con esa resiembra crónica en plena temporada.

Pepe Masegosa, entrenador del Xerez, también se quejó bastante del césped de Chapín durante la última temporada.

La llegada del Betis ha puesto de manifiesto que el Ayuntamiento de Jerez no dispone los medios suficientes para cuidar un estadio que de no ser por el Xerez Deportivo FC estaría prácticamente abandonado a su suerte. Las comparaciones son odiosas:

Último directo

Quizá te interese

CEV Jerez 2018
CEV Jerez 2018

Así lo vivió el conocido motero jerezano Lito López