Crónica del Domingo de Resurrección: Epílogo convertido en Viernes Santo 2.0

Lunes, 2 de abril de 2018   -    A. Cañadas

Crónica del Domingo de Resurrección: Epílogo convertido en Viernes Santo 2.0

Fin de la historia. Todo concluyó en Jerez cuando este Domingo de Resurrección cerró sus puertas la Real Capilla del Calvario, y ya sólo queda esperar al todavía muy lejano 14 de abril de 2019. Ese día será Domingo de Ramos, así que más de un año por delante para volver a pensar en cofradías los doce meses del año. De hecho, a la fecha en la que se escribe esta crónica -2 de abril de 2018- dentro de un año quedarán aún cinco días para el Pregón de la Semana Santa. O sea, que paciencia. No queda otra.

https://www.turismobarbate.es/

Pero antes, y como cierre a estos recordatorios de lo que fue la concluida Semana Santa, hay que hablar del Domingo de Resurrección, y de todo lo que nos dejó para la historia y también para la estadística. Porque nos dejó un estreno que al final fueron dos. Me explico. Dejó el cambio de horario de la Hermandad de la Sagrada Resurrección, y dejó el estreno de más del doble de nazarenos en esta cofradía de cierre. Una hermandad que va poquito a poco,.. pero va. Y la verdad es que se le nota el impulso que la gente joven -lógico- le está dando a la cofradía. Subir en tantos nazarenos no es nada fácil, y Álvaro Barba y su gente lo están consiguiendo. 

Además, el paso del señor Resucitado ya apunta hacia lo que será en un futuro, así que déjense ya los críticos de opinar sobre lo que hay, y piensen más bien en lo que vendrá. Atisbos de cofradía terminada ya hay por la Catedral, así que lo que hacen falta ahora son euros, para poder seguir creciendo. ¿La hora de la salida de este año? Pues aún es pronto para valorarlo. Quizás el mediodía no sea la ideal, pero habrá que valorar más adelante. Quizás salir más tarde sea todavía mejor..

Y como cierre, la Exaltación y la Piedad

Y por la tarde, y a causa de la lluvia del Viernes Santo, tocó regreso de las hermandades de la Piedad y de la Exaltación, un regreso que a ratos nos dibujó las estampas propias del día de los lutos, pero sólo a ratos. Y es que un regreso sólo es eso. Un regreso, y carece de ese pellizquito que siempre provocan los antifaces.

Aún así, la Piedad volvió a lucir fabulosa en su palio del duelo, a pesar de no llevar acompañemiento musical, lo que también fue una pena. La Urna del Santo Antierro, por su parte, bien. Sin complicaciones.

En el otro extremo, las Viñas. Un auténtico lío. Con sus bandas, con su gente, y con su estilo inconfundible e inimitable. En Cristina no se cabía desde una hora y media antes de salir la cofradía, y por el 'Puente', un alboroto absoluto. Esta hermandad sabe lo que tiene y lo que quiere, y así lo demuestra cada vez que se echa a la calle. Muy bien.

Y colorín colorado. Así terminó la Semana Santa de 2018, una semana que ha tenido de todo, y sobre la que ahora se escribirá de todo, que ponía el sello definitivo a la puerta de las almas, cuando por el Calvario se escuchaba el cerrojazo del pestillo de hierro, esta vez sin que sonara la inmortal marcha de Manuel Parrila. Da igual. El año que viene será, así que feliz espera a todos.

Último directo

Quizá te interese

Aniversario sacerdotal de don José Luis Repetto
Aniversario sacerdotal de don José Luis Repetto

Este viernes, a las ocho, en Santa Ana, tendrá lugar una eucaristía que celebrará sus sesenta años de sacerdocio

Lo que el ojo sí vio: Jesús Nazareno también fue al Rocío
Lo que el ojo sí vio: Jesús Nazareno también fue al Rocío

Uno de los cirios del palio de la Virgen del Traspaso, presidió las acampadas ante el Simpecado