Crónica del Lunes Santo: Una jornada que estrenó cielos celestes y luces de primavera

Martes, 27 de marzo de 2018   -    A. Cañadas

Crónica del Lunes Santo: Una jornada que estrenó cielos celestes y luces de primavera

Escribir una crónica de Semana Santa, sin tener que hablar de la meteorología, es algo ciertamente reconfortante. Solo cofradías. Solo Jerez y sus hermandades, sin que haya que estar contando retrasos o suspensiones de las salidas procesionales. Y eso es precisamente lo que hacemos, cuando hablamos del Lunes Santo recién dejado atrás. Un día de soles y de frío al comienzo -luego ya no-, que invitó desde primera hora a echarse a la calle, para ver a las cinco cofradías que salieron a hacer estación de penitencia. 

https://www.turismobarbate.es/

Cinco cofradías que nos dejaron cinco sensaciones distintas, lo cual suele ser lo mejor, para no caer en el aburrimiento, y así, con la Paz de Fátima nos llegó uno de los dos aromas de barrio de la jornada. Poderío de los grandes en el monumental paso de misterio que se está conformando y que volvió a acompañar extraordinariamente la Agrupación Musical 'Virgen de los Reyes' -normal-, y estreno en el martillo del palio de la Virgen del Refugio, donde mandó Juan Antonio García 'Gorrión'. Lo bueno, que todo tiene sensación de ir hacia delante. Lo peor, la velocidad de la cofradía, siempre dejándonos la impresión de ir corriendo, y a nuestro gusto, el cambio en el itinerario de regreso. Bizcocheros es Bizcocheros, y eso se notó en algunos momentos del camino de vuelta.

Amor y Sacrificio fue a lo suyo, como siempre. Un cortejo largo donde los haya, lejos de toda heterodoxia cofradiera, abrió paso a la misma Virgen de siempre, sobre el mismo paso de siempre, y exornada por las mismas flores de siempre. Eso es lo que distingue a esta cofradía, y además es algo que tiene su indudable público, ya que nunca caminó sola la Virgen, ni en toda la tarde, ni en toda la noche. Por cierto, el paso por la Alameda Vieja, magnífico. Una verdadera estampa de otro siglo.

La Viga también es otra de esas cofradías de Jerez, que pasan olímpicamente de someterse a los rigores de lo políticamente correcto. Sale temprano de la Catedral, y luego tarda un mundo en llegar al Palquillo. Pero les da igual. Pasan los años y la historia se repite, lo cual, al margen de desesperarnos en algunas ocasiones, nos permite contemplar con calma los dos pasos, sobre todo en zonas como Santo Ángel, Tornería, Porvera, o San Juan de Dios. Además, con una habilidad sorprendente, cuando los pasos se levantan, sobre todo el palio de la Virgen del Socorro, se crean momentos llenos de belleza y solemnidad. En este sentido, el paso por San Juan se Dios, mientras sonaba 'La Madrugá', de lo mejor que hemos visto en mucho tiempo. Y la recogida, pues ya saben. Arqueología cofradiera en estado puro. 

La Candelaria llenó el Lunes con su indudable sabor al barrio de La Plata, ya que esta cofradía empieza desde que amanece el día, y finaliza muchas horas después de la recogida. El Lunes Santo es un día festivo en Santa Ana, y todo se tamiza en ese crisol en el que la alegría forma parte de su modo de ser y entender la vida. Vecinos que regresan un sólo día al año. Encuentros que no se producían desde el año pasado.. Una especie de Nochevieja de 24 horas de duración, pero a final del mes de marzo. Eso es esta hermandad, pero además, con procesión por la tarde, una procesión que volvió a mostrar ese binomio peculiar que forman el paso de misterio y la Agrupación 'La Sentencia', y después, la exquisitez que Manolo Jaén está logrando en el paso de palio, auxiliado por una magnífica banda de música, como es la de 'Enrique Galán' de Rota. Chapó. 

Y la Cena. La cofradía poderosa de San Marcos. La de las pandillas de jóvenes corriendo para coger sitio a la salida, o en cualquier momento del itinerario. Una hermandad que lo tiene todo para ser una de las grandes, ya que sólo la contemplación de su patrimonio, en estado de reposo en la mañana del día de la salida, nos habla de lo mucho y bueno que pone en la calle cada año, aunque el recorrido tanto de ida como de vuelta desde Catedral, tenga el handicap de la estrechez, lo cual a veces hace complicado ver pasar la cofradía entera en toda su rotundidad. Además, y a pesar de que muchos se empeñen en lo contrario, este paso de misterio hay que verlo de lejos, que es como se aprecian todos los detalles, y también su característica forma de andar. Y sobre el palio, poco más hay que decir que no se haya dicho ya. El gran desconocido de la Semana Santa, por ir detrás del misterio del que va, y en el que ayer se notó una notable mejoría a lo que nos había dado últimamente a nivel de costaleros. 

Por cierto, un par de apuntes en el cierre de esta crónica. Uno: ya hay en los palcos de calle Larga, quien indisimuladamente critica a las cofradías, que pasan corriendo por un lugar donde se sientan los únicos que pagan en todo esto, como son los usuarios de los mismos. No hay derecho a que los pasos vayan a paso de tambor, cuando uno se ha gastado trescientos y pico euros para ver otra cosa. 

Y dos: lo de los horarios del Lunes Santo, un año más, es para que alguien se lo haga mirar. No se puede incumplir más una norma, de lo que se hace cada año con esta jornada. Se ve que una cosa es sentarse en una reunión en la que todo es buen rollo, y otra muy distinta bajarse al fango de la realidad cofradiera, ya saben, esa en la que además existe público, bullas, carritos.. gente en definitiva llenando las calles y no dejando pasar, que es al fin y al cabo para quien existe la Semana Santa. 

Último directo

Quizá te interese

La última restauración de Jesús Guerrero
La última restauración de Jesús Guerrero

Se trata de la imagen de San Juan Evangelista, de la Hermandad del Dulce Nombre, de Arcos de la Frontera

Un altar elevado como agradecimiento a la diócesis
Un altar elevado como agradecimiento a la diócesis

La Hermandad del Rosario, de Bornos, se alzó con el primer premio en el certamen convocado por la Unión de Hermandades