Crónica del Domingo de Ramos: Cuando un día se empeña en ser grande

Lunes, 26 de marzo de 2018   -    A. Cañadas

Crónica del Domingo de Ramos: Cuando un día se empeña en ser grande

El Domingo de Ramos es un día siempre especial, que a todos nos devuelve a la infancia de la Semana Santa de verdad, esa que todos aprendimos a retener en la retina cuando éramos niños, esa que muere cada vez que alguien se olvida de aquellos años maravillosos. El Domingo de Ramos es vida, luz, renacimiento, pasión, alma, y verdad. Todos somos de alguna manera o de otra del Domingo de Ramos, y eso es lo mejor que podremos legar a quienes ahora caminan entre pasos y nazarenos de nuestra mano. Benditos años. 

https://www.turismobarbate.es/

Por eso, hablar del Domingo de Ramos de este año 2018, es hablar de lo que vieron los niños que salieron a ver cofradías. Niños que a eso de las dos de la tarde, escucharon a los mayores hablar de una hora general de retraso para todas las hermandades, por culpa de esa borrasca de nombre Hugo, que se empeñó en ir a Misa de Palmas y recogerse tarde, más o menos después de comer. Una horita para atrás, que a partir de ahí siguió dibujando estampas con sabor a nuevo, algo que sólo ocurre en esta jornada inaugural de la Semana Mayor. 

Así, Pasión estrenó la tarde cuando las nubes aún seguían yendo y viniendo, y a partir de ahí, puso el turbo buscando el centro, para llegar a su hora, pero una hora tarde, a la Plaza Aladro, mientras muy lejos de allí, los niños del Beaterio que este año habían sido invitados por la Hermandad del Perdón para probar la experiencia de la túnica, se revestían de ilusión, para marchar todos juntos hacia la Ermita, donde a las seis menos diez se ponía en marcha la Cruz de Guía.

Dos cofradías ya en la calle mientras el tiempo seguía mejorando progresivamente, lo cual serenó mucho los ánimos antes de ver salir a la Borriquita y al Transporte, a eso de las seis y las seis y veinte, respectivamente, en unos ya inusuales horarios, que junto a los de la Coronación (19:05), y Las Angustias (20:00), terminaron de conformar un Domingo de Ramos con sabor a otra época. Un Domingo de Ramos, que huyendo de la sosería que alguien le achacó años atrás, se empeñó en volver a ser ese día grande y lleno de detalles, que todos querían.

Y los detalles, en cascada, con un inicio de la noche milagrosamente ausente de viento, se enredaron en la Cruz del Cristo del Perdón para pedir una vez más por el alma del 'pescaito' de Almería, y se enredaron en los dos palios de Estrella y Madre de Dios de la Misericordia, para protagonizar un encuentro sin parangón en Jerez, a la altura del Ambulatorio de José Luis Díez, y se llenaron de lágrimas en la Alameda Vieja, cuando la escolanía de Las Angustias, tras su relevo en el Beaterio y mientras esperaba de nuevo a su cofradía, le cantó con toda la dulzura del mundo, a la Reina de la Albarizuela. Detallazo.

Estos detalles, y todos los que ustedes quieran, completando un primer día de palcos que tuvo mucha gente por la tarde, y bastante menos por la noche, cuando el frío echó para casa a mucha gente, eso sí, satisfecha con todo lo vivido. Enhorabuena.

 
 
 
 
 

Último directo

Quizá te interese

Aniversario sacerdotal de don José Luis Repetto
Aniversario sacerdotal de don José Luis Repetto

Este viernes, a las ocho, en Santa Ana, tendrá lugar una eucaristía que celebrará sus sesenta años de sacerdocio

Lo que el ojo sí vio: Jesús Nazareno también fue al Rocío
Lo que el ojo sí vio: Jesús Nazareno también fue al Rocío

Uno de los cirios del palio de la Virgen del Traspaso, presidió las acampadas ante el Simpecado