Una mirada inolvidable, dentro de Santo Domingo

Jueves, 18 de enero de 2018   -    A. Cañadas

Una mirada inolvidable, dentro de Santo Domingo

Existe en Jerez una dolorosa, en el ocho veces centenario Real Convento de Santo Domingo, que por su ubicación esquinada dentro del cenobio, nos pasa muchas veces desapercibida, pero que encierra una belleza ciertamente difícil de olvidar, para quienes alguna vez, quizás de sorpresa, hemos sido capaces de encontranos con su mirada ausente, la que deja de confortarse junto a un ángel bellísimo, para perderse entre los tules del dolor.

https://www.turismobarbate.es/

Se llama María Santísima de la Confortación, y es la imagen mariana titular de la Hermandad de la Oración en el Huerto. Una imagen que vio la luz posiblemente en Cádiz, entre espuma de mar y vientos de levante, surgida -así al menos lo parece- de la extraordinaria gubia de Jacinto Pimentel, en torno a 1640. Dolorosa de ojos grandes y tez pálida, que gira su cuello con un movimiento elegante, para posar sus suspiros en quien enviado desde los Cielos, tiene como eterna misión, confortar el llanto más triste de la historia.

Este jueves nos dice adiós, porque los amigos de 'Ars Nova' tienen encomendada la misión de resanar algunas deficiencias aparecidas en las últimas fechas. Será una restauración breve, puesto que se anuncia que para los cultos, la Virgen estará de nuevo entre nosotros. Pero ya verán cómo a partir de este jueves y hasta mediados de febrero, a pesar de que muchas veces pasemos y no nos dé ni por mirar.. habrá un hueco enorme, bajo las bóvedas del viejo templo dominico.

Último directo

Quizá te interese

Horarios del traslado de la Virgen hasta Almonte
Horarios del traslado de la Virgen hasta Almonte

La Patrona de Almonte viajará durante toda la madrugada hacia su pueblo, rodeada por algo más de un millón de personas

La Unión de Hermandades también opina sobre la situación en el Prendimiento
La Unión de Hermandades también opina sobre la situación en el Prendimiento

Comunicado oficial sobre una de las situaciones cofradieras más absurdas de los últimos tiempos