Queridos Reyes Magos:

Martes, 2 de enero de 2018   -    Pablo Fernández Quintanilla

Queridos Reyes Magos:

Queridos Reyes Magos:

Este año no hemos sido ni buenos ni malos. Cuando fuimos buenos, apenas tuvimos tiempo de levantar la cabeza orgullosos; de cuando hemos sido malos, os deberíais ahorrar el carbón, que vamos bien pagados de desalientos.

Prometemos, eso sí, hacerlo lo mejor posible, que no bien, porque no depende de nosotros. Para que hacerlo lo mejor posible y hacerlo bien sean una misma cosa, necesitamos que Sus Majestades de Oriente nos concedan algunas de las cosas que pedimos.

A Melchor, el del oro, le pedimos que nos traiga alguna industria, que los empleos que genera el turismo sean de mayor calidad y estabilidad, que aterricen en La Parra muchos que quieran invertir, que se acaben los ERE y que los jóvenes no nos tengamos que marchar.

A Gaspar, el del incienso, que sea verdad aquello del Museo del Flamenco, que sintamos y disfrutemos con salud nuestra próxima Semana Santa, nuestra próxima Feria, nuestras próximas zambombas y hasta nuestros próximos carnvales... Pedimos que se cuenten menos mentiras y se llene de gente la Fundación Bonald, el Ateneo y cada ciclo cultural... Por pedir, pedimos.

A Baltasar, el de la mirra, que caigan los chorizos, que se desarrimen los arrimaos, que no hagan falta los comedores sociales y que siempre tengan comida para todos los que lo necesitan, que en los Plenos digan menos pamplinas y que nosotros lo veamos.

Y este 2018, en cambio, será otro en el que no seamos ni malos ni buenos, pero suframos titulares cada vez más estridentes con la vista puesta en las próximas elecciones, y suframos anuncios de inversiones que a saber para cuándo estarán. Otro año en el que nos encontraremos por la calle a gente que hacía tiempo que no veíamos, otro año en el que nos preguntaremos cómo se le pudo ocurrir a tal decir cual cosa, otro año en el que dediquemos más tiempo al Parlament que al Ayuntament, otro año en el que a alguien se le olvidará devolvernos dinero y otro en el que nos apretaremos el cinturón. Otro año en el que con probabilidad se producirá una muerte violenta en nuestra ciudad -no es mucho, es nuestra media, muy baja, gracias a Dios-, y otro año en el que los que estén entre rejas no serán todos los que están ni estarán todos los que son. Otro año en el que faltarán manos en los juzgados y sobrarán en los principios de caja única, los únicos principios de unos, que si no les gusta, no tengo otros.

Jerez tiene futuro. A largo plazo, pero tiene. Ni buenos ni malos hemos sido, queridos Reyes Magos, pero ya nos toca que se nos cumplan algunos deseos. No pasen otro año de largo; no sigan poniendo a prueba nuestra ilusión.

Feliz y, sobre todo, próspero 2018.

Último directo

Quizá te interese

La Junta modernizará la iluminación en los juzgados de Jerez
La Junta modernizará la iluminación en los juzgados de Jerez

La administración autonómica destinará unos 2 millones de euros entre diferentes sedes judiciales de Andalucía

La Oficina de Atención al Ciudadano funciona ya a través de cita previa
La Oficina de Atención al Ciudadano funciona ya a través de cita previa

El servicio municipal atiende diariamente a unas 200 personas