¡Viva Jerez y sus Zambombas!

Martes, 12 de diciembre de 2017   -    David Montes

¡Viva Jerez y sus Zambombas!

En estos días, los recuerdos del Facebook me han devuelto a la memoria un artículo, titulado como el de esta entrada, que en cuyo interior decía allá por el mes de diciembre del año 2015 nuestro amigo y compañero Miguel Perea Montes que "a todos los puristas que hoy se quejan por la proliferación de tantas zambombas en nuestra ciudad y de la comercialización de muchas de ellas" habría que recordarles, entre otras muchas cosas, que "en la segunda mitad de los setenta y primeros de los ochenta, prácticamente se estaban perdiendo en Jerez".

https://www.facebook.com/editorialperipeciaslibros

Cierto es que, por aquella época, salvo las casas de vecinos, reuniones familiares y algunas peñas - como la Colchonera y Los Cernícalos- o alguna hermandad, en pocos lugares se celebraban las zambombas. No existía el 'sold out' en los teatros de hoy en día, ese ansiado cartel de 'no hay billetes', tampoco había una intensa programación especial de actuaciones en el mes de diciembre en los negocios hosteleros de la ciudad y, las comidas de amigos, familiares o de empresa que se celebraban, no tenían como postre o recena ninguna actuación en directo.

Como recordaba en su artículo Miguel Perea, la cosa "ha cambiado mucho" pero no es menos cierto que "se ha resucitado un importante legado de nuestra cultura que estaba a punto de fenecer". Y ha cambiado mucho por varios motivos, uno de ellos el de querer hacer 'su agosto' todo el que pueda pero, desde una perspectiva cultural, hubo un hecho que ha sido más deteriminante de lo que muchos piensan: la colección discográfica 'Así Canta Nuestra Tierra en Navidad'.

Si no fuera por la Caja de Ahorros de Jerez, sí esa a la que de pequeño nos llevaron nuestros abuelos a abrir una 'cartillita de ahorros' y que hizo posible que tanto Manuel Fernández 'Parilla de Jerez' como Juan Pedro Aladro pusieran en marcha el proyecto, quizás hoy no existirían las zambombas en Jerez. Una colección que este año suma su volúmen número 35, gracias a la iniciativa de Luis de Periquín, y que artistas de la talla de Moraíto también aportaron en su día un 'granito de arena' tras la estela dejada en su día por 'Parrilla de Jerez'. Quien aún guarde en casa un vinilo o un cd de aquellas primeras ediciones, les puedo asegurar que tiene un tesoro. Una obra fruto de la investigación y de la creación en torno a una fiesta que hoy es un Bien de Interés Cultural.

La colección empezó a llegar a las casas de los jerezanos con caracter venal o lo que viene siendo 'de regalo' y, posteriormente, se estableció un donativo simbólico para su adquisición en cualquiera de las oficinas de la entidad en la ciudad. El calendario y el disco de villancicos 'de la Caja de Ahorros' provocaron colas considerables en las puertas que daban cobijo a esa hucha en tonos verde claro y oscuro, anagrama inequívoco de la caja hasta que las fusiones, absorciones y demás ones la han llevado a ser de titularidad catalana en la actualidad.

Al igual que Miguel en su artículo, pienso que "no nos debemos de quejar tanto" porque actualmente se pueden encontrar en Jerez tanto las zambombas tradicionales, como las flamencas y hasta esas otras que están tan alejadas de los cánones como quienes asisten a ellas y que podríamos llamar 'comerciales'. Quedémonos con lo importante, con la resurrección de estas fiestas que han vivido noches grandes, inmensas me atrevería a decir, en las calles de la ciudad, en las peñas flamencas y en las hermandades (El Transporte, Nazareno, Cristo del Amor, El Cristo...) recuperando así "la fiesta más genuina y jerezana que tenemos y que estaba a punto de desaparecer".

Por ello, y porque el arte es un ser vivo y por tanto susceptible de transformación y evolución, nada se mantiene tal cual se concibió. Eso es así con toda creación. El paso del tiempo es inexorable y adaptarse a el es la mejor arma para sobrevivir al engranaje del reloj y hago mías las palabras en las que dice que "hoy por hoy Jerez es una fiesta" y que debemos mirar hacia un futuro alentador para todos los estratos sociales de una ciudad que necesita que sus ciudadanos empujen hacia adelante, como dicen el profesor Rodríguez Brown, "a pesar del gobierno".

Otro remedio no nos queda, vivimos en el pueblo que sabe combatir la pena a golpe de carrizo, palmas y compás. Por ello, ante la inminente llegada de la celebración de la Zambomba de Jerez y Arcos como Bien de Interés Cultural por parte de la Junta de Andalucía, vivamos la llegada del Niño Dios como sólo sabe hacerse en Jerez.

¡VIVA JEREZ Y QUE VIVAN SUS ZAMBOMBAS!

Último directo

Quizá te interese

Rancapino Chico y Sara Baras abren la sexta edición de Flamenco On Fire
Rancapino Chico y Sara Baras abren la sexta edición de Flamenco On Fire

La bailaora de San Fernando y el cantaor chiclanero serán los protagonistas de los espectáculos del Auditorio Baluarte y el Hotel Tres Reyes, respectivamente

‘El Bosquecillo’ se incorpora como uno de los espacios destacados de Flamenco On Fire
‘El Bosquecillo’ se incorpora como uno de los espacios destacados de Flamenco On Fire

Un entorno idílico repleto de naturaleza en el que los asistentes del Festival podrán tomar un aperitivo en las barras y Food Trucks disfrutando de la mejor música al aire libre: conciertos, dj’s y la popular Jam Flamenca.