Miércoles, 23 de agosto de 2017   -    David Montes

Indiscutiblemente singular

Por Martirio no pasa el tiempo. Es historia viva de la música de España. Su particular forma de hacer y de ver las cosas la hace singular, exclusiva, única en definitiva y un espectáculo protagonizado por ella es una amalgama de sensaciones donde ríes, lloras, cantas, recuerdas y, sobre todo, disfrutas. Por ello, Martirio seguirá impertérrita al paso de los años y goza del placet de un público que no entiende de edades ni de espacios temporales.

https://www.facebook.com/editorialperipeciaslibros

En la noche de ayer, en el Candela de Pamplona como dice Pepe Habichuela, que no es otra cosa que el espacio que se ha habilitado en el Hotel Tres Reyes para el 'Ciclo Nocturno' del Festival Flamenco On Fire, llegaba Martirio para cerrar la jornada con un ramillete de canciones "cada una de su padre y de su madre". Ella misma nos advertía que iba a hacer "un repaso a toda su trayectoria discográfica" donde habría tiempo para todo "porque si alguno viene con un poquito de ansiedad, aquí va a terminar llorando seguro". Genio y figura.

Y dicho y hecho. Escoltada por su hijo Raúl Rodríguez a la guitarra y por Javier Colina con el contrabajo y el acordeón el personaje en el que se convierte cada vez que sube a un escenario María Isabel Quiñones Gutiérrez, es un torbellino de matices. Martirio domina la canción española, el flamenco, la copla, la música sudamericana, el jazz, el tango, y todo lo que se le ponga por delante. Capaz de maridar unas sevillanas con el jazz y además dedicárselas a su ex-suegra y pedir que "por favor, gobierne quien gobierne, que no quiten el imserso" o describir a la perfección estados emocionales y sentimentales antes de afrontar una nueva interpretación, Martirio es por encima de todas las cosas artista con mayúsculas.

Más de tres décadas de trayectoria artística dan para mucho. Para tanto como para haber conocido y trabajo junto a grandes como Chavela Vargas, a quien le dedicó uno de sus discos, Javier Ruibal, quien le compuso la música de 'Una roca en el mar' en uno de los momentos más duros de su vida, Chano Lobato, con quien inmortalizara en compás de bulerías de Cádiz el tema 'Volver', o cantar a dúo con Javier Colina el bolero 'La Tarde'.

Pero como ella misma dijo, hubo tiempo para todo. Ejerciendo de maestra de ceremonias y explicando de antemano lo que iba a ocurrir en el escenario, junto a ella disfrutamos de temas como Luz de Luna, Madurito Interesante, Ojos Verdes, Como a nadie te he querido, Tatuaje, María La Portuguesa o La Bien Pagá, que cantó en inglés como epílogo de un concierto en el que, amén todo lo anterior, hubo tiempo para todo, hasta para disfrutar de ella y con ella.

Nota: Para ver la galería completa de fotografías realizada por Toni Juliá, pincha aquí.

Último directo

Quizá te interese

Ketama derrama esencia y sabor en Flamenco On Fire 2019
Ketama derrama esencia y sabor en Flamenco On Fire 2019

Carlos de Jacoba presentó su trabajo 'Alpaca Real' en el Hotel Tres Reyes como colofón a una jornada cargada de actividades musicales y gastronómicas repartidas por todo Pamplona.

''En Armonía  la gracia, la finura y el esplendor gobiernan cada movimiento''
''En Armonía la gracia, la finura y el esplendor gobiernan cada movimiento''

El Hotel Tres Reyes acogerá mañana la última propuesta escénica de Juan de Juan