Homenaje a María del Mar Moreno

Domingo, 7 de mayo de 2017   -    Antonio Aguayo

Homenaje a María del Mar Moreno

El pasado día 4 de mayo tuvo lugar el homenaje que en el IES Caballero Bonald se le rindió a la bailaora jerezana María del Mar Moreno. Hacia años que una de las profesoras del centro, Loly Corral, venía demandando este homenaje y reconocimiento. Previamente, otros alumnos que han alcanzado el reconocimiento en sus respectivas carreras, habían recibido el homenaje del instituto en el que habían estudiado, tales como el tenor Ismael Jordi, o los Deliquentes. Pero faltaba un homenaje a una de las figuras más grandes del flamenco de Jerez, como es María del Mar Moreno. Faltaba el homenaje a esta gran artista. Porque a pesar de ser una gran figura, es sobre todo y ante todo una gran persona y una gran mujer.

La idea de este homenaje surgió hace muchos años por parte de esta profesora, Loly Corral, pero diferentes causas fueron impidiendo su realización. Es cierto que las cosas suceden cuando tienen que suceder, y no en otro momento. Fue necesario el cambio en la dirección, la llegada de la nueva directora, Alicia Rodríguez, fue necesario la llegada de nuevos compañeros, como es el caso de un gran flamencólogo, como es Julio de Vega, para que los astros se alinearan e hicieran posible este sencillo homenaje, al que también asistió su maestra Angelita. María del Mar se vio arropada por sus profesores del instituto, pero también de su gran maestra y mentora en el baile, la que supo sacar de ella todo el arte que había.

El acto, muy sencillo, consistió en unas palabras por parte de la directora del Centro, así como de los profesores Pepe Zambrano y sobre todo de Loly Corral, cuyas sentidas palabras consiguieron emocionar, tanto a María del Mar, como al resto de los presentes. Pero a partir de ahí, la protagonista fue María del Mar. Ella quería hablar con el alumnado, que le preguntaran, que ella pudiera contarles como fue su vida, su camino, en el mundo del arte flamenco, y en la vida. Sus palabras fueron toda una lección, que en estos tiempos mediáticos, en lo que más se valora es la fama, por efímera y perecedera que sea, ella, con los pies en el suelo, le dijo a un alumnado que consiguió enganchar desde el primer momento, que no importa la fama, que no hay que perseguirla, que lo que importa es el camino, el trabajo bien hecho. Que lo que importa es la pasión con la que se haga ese trabajo, sea el que sea.

Oyéndola hablar no parecía que estuviéramos escuchando a una de las primeras figuras del flamenco a nivel internacional. Parecía que era aquella niña, de ojos intensos, que siempre con ilusión y voluntad conseguía sacar unas notas espectaculares en todas las materias, a pesar de tener que compatibilizar los estudios con el baile. Pero es que el baile era su pasión, al igual que los estudios, consiguiendo una muy sólida formación.

Es difícil encontrar alguien que con su éxito siga siendo la misma persona asequible, amable y cotidiana de siempre. Pero al mismo tiempo comprometida con su tiempo, con la sociedad, con sus compañeros, con la vida. Y es cierto lo que ella decía: No se puede crear si no es desde el corazón, desde la pasión, desde el compromiso. Para ser un artista, del tipo que sea, pero de la categoría de María del Mar, hace falta, en primer lugar ser buena persona, y estar comprometido. El arte es compromiso, es lucha, es pasión.
En este sencillo acto quedó patente la categoría moral de esta mujer, defensora y comprometida con las mujeres, con el feminismo, como no podía ser de otra forma.

Lo único que a ella le dolía, es el poco compromiso, el poco conocimiento que tiene la juventud jerezana de su cultura flamenca. Pocos de los asistentes estaban, hasta ese momento, interesados por el flamenco. Estoy seguro que a la salida, el número de interesados había aumentado de manera considerablemente. Y es que María del Mar tiene esa cualidad tan difícil de encontrar, como es  el hacer que aquello de lo que habla, de lo que siente, resulte indiferente a quien la escucha.

Al fin, este jueves 4 de mayo de 2017, se cumplió, algo que era de justicia, al tiempo que rendir un homenaje a una mujer fuerte y luchadora, como era la intención de hacérselo sentir por parte de los organizadores, y fundamentalmente de Loly, de quien partió la idea.

Quizá te interese

La ruta del vino de Jerez
La ruta del vino de Jerez

Ya Columela, en su Tratado de Agricultura, cuenta que su tío poseía una viña en Asta Regia en donde se habían aclimatado cepas de Falerno y Toscana y cuyos vinos gozaban de enorme estima entre los patricios romanos. La historia es larga y sus huellas perduran.