¡Se vende la radio!

Viernes, 5 de mayo de 2017   -    Juan Ignacio López

¡Se vende la radio!

No es una exageración. Tampoco un bulo ni un titular sensacionalista. Ha sido mi exclamación al pasar varias veces por un enclave histórico para la radio jerezana: “¡Venden la radio!”, he pensado al ver un cartel de Se Vende colocado por una conocida agencia inmobiliaria, en el número 11 de la Plaza de las Angustias. Allí empezó todo, EAJ58 Radio Jerez.

Corría el año 1934. De aquellos inicios y del azulejo conmemorativo en la fachada de esa finca, poco queda, por no decir nada. Fue en 2009, con motivo del 75º aniversario de Radio Jerez (asociada desde los años 60 a la Cadena SER), cuando se colocó la inscripción en azulejos, junto a la puerta, recordando así que ésta fue la primera ubicación en el casco urbano de la radio decana de ciudad. He sentido algo de tristeza al comprobar que las letras están prácticamente borradas, bien por el empeño de alguien a base de estropajo y jabón, bien por la poca calidad de impresión o escritura sobre la cerámica… ¿qué mas da?  

Inicio un paseo que se me antoja de lo más curioso; antes de continuar, miro hacia el edificio que alberga las instalaciones de Canal Sur, que desembarcaba en Jerez antes de arrancar la década de los 90, tras instalarse previamente y de manera transitoria en unas habitaciones del antíguo Hotel Capele. Retomo la ruta por Molineros, subiendo hacia la Cruz Vieja, donde durante tantos años estuvo Radio Popular de Jerez. Resulta rara la panorámica de este enclave, sin el Bar Maypa ni el luminoso de Radio Popular (hoy día Cope Jerez). Será que me hago mayor...

Prosigo el recorrido radionostálgico y pongo rumbo a la calle San Agustín, donde hasta hace dos años estuvo la Cope (hoy en calle Larga, junto a Sfera). A renglón seguido, bajo hasta la Plaza del Arenal. En su confluencia con Caballeros y San Miguel, en el edificio cuyos bajos albergan hoy a La Tapería Mesón del Asador (antes Pulpo y Aparte) estuvo desde su implantación en 1986 Radio Arenal, de la Rueda Rato Andalucía. También cambió de lugar, a la calle Gaitán, y de nombre, convirtiéndose en Onda Cero.  

Esta última emisora cuenta la misma edad que la municipal Onda Jerez, que comenzó hace 31 años sus emisiones. Lo hizo desde el estudio de megafonía del Circuito de Jerez. Antes de que la radiotelevisión pública jerezana se instalara en lo que originalmente perteneciera a la cooperativa de farmacias Xéfar (hoy su actual ubicación), ocupó  la última planta del edificio donde está Diario de Jerez, en la calle Patricio Garvey.  

El itinerario me ha llevado por calle Larga, a doblar por Bizcocheros y a buscar, a la izquierda la calle Caracuel. Me detengo ante el número 15, junto a lo que fuera Gráficas de Exportador, lindando con la fachada lateral del Cine Jerezano. Allí se fue a mudar Radio Jerez, tras dejar las instalaciones de Las Angustias y allí permaneció hasta 1984, cuando adquirió la casa donde tantos años trabajé y donde, a día de hoy y de  momento, continúa la emisora más veterana de Jerez: en la calle Guadalete.  


Y aquí concluyo este carrusel de las casas de la radio, preguntándome quién comprará aquella casa clásica de Las Angustias, donde la radio jerezana contó el fin de la Guerra Civil, donde cantó una jovencita Lola Flores y desde donde desplazaron los rudimentarios equipos hasta la Alameda Vieja, para emitir de manera solidaria y servir de hilo de comunicación y socorro, tras la trágica Explosión de Cádiz en 1947.  

¿Quién sabe? Igual, quien se haga con la histórica casa de Las Angustias monta un restaurante, un coqueto y pequeño hotel o hasta su propia casa. Yo lo tendría muy claro: el museo de la radio jerezana, una escuela de locutores o ¿por qué no? ¡una emisora de radio! Es lo que tiene este veneno…

 

(Fotos de Radio Jerez en calle Guadalete y de Radio Popular en Cruz Vieja, tomadas de sendas revistas conmemorativas de sus 75º y 40º aniversarios respectivamente)

Quizá te interese

La ruta del vino de Jerez
La ruta del vino de Jerez

Ya Columela, en su Tratado de Agricultura, cuenta que su tío poseía una viña en Asta Regia en donde se habían aclimatado cepas de Falerno y Toscana y cuyos vinos gozaban de enorme estima entre los patricios romanos. La historia es larga y sus huellas perduran.