¡A lavarse las manos!

Viernes, 5 de mayo de 2017   -    Juan Ignacio López

¡A lavarse las manos!

“¡Vamos a comer! ¡Lavaros las manos!” ¿Cuántas veces hemos dicho u oído esto? Con algún resoplido que otro, por parte de quien lo manda y, sobre todo, de quienes reciben dichas instrucciones, pero lo hacemos ¿o no?
Lavarse las manos significa capricho alguno. Así me lo enseñaron desde pequeño, en casa, donde no faltaba la pastilla verde de Heno de Pravia. Y lo entendí más aún cuando hice lo que probablemente fue la primera entrevista al presidente del por entonces recién fundado Comité de Solidaridad con el Perú ‘Madre Coraje’. Eran los primeros años 90 y el bueno de Antonio Gómez me explicaba aquello de recoger aceite usado para hacer jabón, y la importancia de proporcionar instrumentos para la higiene de tanta gente que vivía entre basura, en los suburbios de Lima, y que el jabón salvaba vidas.  

Desde hace diez años, cada 5 de mayo, se celebra el Día de la Higiene de Manos. Esta campaña está enfocada de manera especial al sector sanitario. El objetivo consiste en prevenir la propagación de gérmenes en el entorno hospitalario así como al paciente. Pero los esfuerzos van orientados igualmente al común de la población, para concienciar sobre la importancia de un hábito tan saludable y preventivo.  

Pero ¿cómo, cuántas veces y durante cuánto tiempo nos debemos lavar? Para resolver o clarificar cuestiones en absoluto banales, recurrimos a un especialista, el Dr. Jorge del Diego, responsable nacional de Medicina Preventiva del Grupo Asisa, al que pertenece el Hospital HLA Jerez Puerta del Sur.    


 

P.: ¿Qué tipo de enfermedades se pueden transmitir a través de las manos?

R.: Las enfermedades que podemos transmitir en un ámbito intrahospitalario a través de nuestras manos son aquéllas conocidas como nosocomiales, o infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria (IRAS). Existe suficiente evidencia científica que reconoce a las manos como la principal vía de transmisión de gérmenes que, a través de transmisión cruzada, causan la mayoría de estas infecciones. Por tanto, la higiene de manos se convierte, de esta manera, en la principal medida para cortar dicha transmisión y evitar estas IRAS que causan miles de muertes diariamente en todo el mundo.

P.: ¿Cuántas veces deberíamos lavarnos las manos al cabo del día?

R.: Dependerá de las actividades que llevemos a cabo en la red intrahospitalaria, aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya define, desde hace muchos años, los 5 momentos clave para la higiene de manos: antes y después de la atención al paciente, antes de realizar una técnica aséptica, después de posibilidad de contacto con fluidos corporales y después del      contacto con el entorno del paciente. Ésta se puede realizar con agua y jabón (lavado de manos) o soluciones hidroalcohólicas (desinfección de las manos), teniendo cada una de ellas su propia finalidad e indicaciones dentro del ámbito intrahospitalario.

P.: ¿Nos lavamos correctamente las manos?

R.: Si hablamos de la técnica y del cumplimiento de los 5 momentos de la OMS, la experiencia y los datos nos sugieren claramente que aún queda camino por recorrer. Es necesario conocer las distintas técnicas de la higiene de manos (lavado, desinfección e incluso prequirúrgica) para aplicar el procedimiento que corresponda en cada momento y así respetar los 5 momentos antes mencionados. Creo que es importante señalar que el uso de guantes nunca sustituye la higiene de manos. Desde los Servicios de Medicina Preventiva, debemos aumentar la concienciación y formación de nuestros profesionales en ambos sentidos (uso de guantes e higiene de manos).


P.: ¿Las soluciones hidroalcohólicas son efectivas?

R.: Son eficaces, efectivas y eficientes. La mayor parte de las soluciones hidroalcohólicas en la actualidad disponen de una excelente efectividad frente a todo tipo de microorganismos, y además ésta es rápida (pocos segundos). Sin embargo, no solo tener un producto con una formulación efectiva es necesario, si no que la clave está en potenciar las propiedades para que inviten usarlo. El mejor producto es aquel que, siendo efectivo, se usa.

P.: ¿Cómo se preparan los hospitales para evitar el contagio de enfermedades a través del contacto con las manos? ¿En España hay concienciación respecto a la higiene de manos?

R.: En España tenemos grandes especialistas y referentes internacionales, incluso a nivel de OMS, en el ámbito de la higiene de manos. No cabe duda de que, en los últimos años, ha cambiado mucho la percepción de la importancia de este hábito, dejando de ser algo poco valorado para convertirse en el eje central de las políticas de seguridad del paciente. Administraciones Sanitarias, Servicios de Salud, Sociedades Científicas, etc., han desarrollado programas específicos en higiene de manos, y actualmente ya no se entiende un hospital en el que sus profesionales no estén formados en esta materia, o no dispongan de acceso a soluciones hidroalcohólicas en puntos de atención al paciente. Sin embargo, una vez avanzado en este ámbito teórico, hemos de avanzar también en su aplicación práctica y para ello, debemos dotar de recursos necesarios a nuestros trabajadores para que puedan alcanzar los niveles de cumplimiento adecuados que requieren los momentos de higiene de manos, aplicando también estrategias multimodales que aumenten su concienciación. El refuerzo con programas de observación de oportunidades/momentos de higiene de manos y el feed-back de dichos resultados a los propios trabajadores continúa siendo, sin duda, uno de los abordajes básicos más efectivos.


 

P.: ¿Qué actividades realizan en los hospitales del grupo?

R.: Durante el año 2015 tuvimos la primera oportunidad de realizar una formación homogénea en toda la red de clínicas y hospitales del Grupo HLA, e incluso en algunos de ellos, tenemos experiencias piloto en dar formación específica cada vez que un profesional se incorpora a trabajar con nosotros. Asimismo, realizamos las preceptivas observaciones de la higiene de manos, para valorar nuestro nivel de cumplimiento de los 5 momentos de la OMS. Además, durante el pasado mes de abril, hemos formado a nuestros sanitarios en la importancia de las superficies como reservorios de gérmenes que se pueden transmitir a través de las manos. 

Quizá te interese

La ruta del vino de Jerez
La ruta del vino de Jerez

Ya Columela, en su Tratado de Agricultura, cuenta que su tío poseía una viña en Asta Regia en donde se habían aclimatado cepas de Falerno y Toscana y cuyos vinos gozaban de enorme estima entre los patricios romanos. La historia es larga y sus huellas perduran.