La bombona… ¡la gran superviviente!

Sábado, 1 de abril de 2017   -    Juan Ignacio López

La bombona… ¡la gran superviviente!

Desde hace dos décadas, la bombona de Butano coexiste con otras opciones energéticas para hogares y negocios. A pesar de la llegada a Jerez de Gas Natural, la proliferación de placas solares o la alternativa de la energía eléctrica, la bombona de toda la vida se mantiene como una opción energética de confianza, según destaca Juan Guerrero Pemán, gerente de Carbis, SL:

“Llegamos a pensar que otras energías nos comían el terreno, pero hoy podemos afirmar que no es así. El Butano está en primera línea: las ventas crecieron en 2016 respecto a las del año anterior. Cuando el público compara desde el punto de vista  económico, que es fundamental, y han usado o usan otras energías, vuelven a Butano. Es, sin duda, la energía más barata que hay”.

Carbis es una empresa de capital cien por cien jerezano y concentra el único Servicio Oficial Repsol Butano en Jerez. Pero no siempre fue así.

“Esta sociedad tiene su origen en 1960. Fue entonces cuando tres familias jerezanas, los Carvajal, los Bobadilla y los Isasi alcanzaron un acuerdo para poner en marcha la distribución de gas Butano en una de las cuatro zonas de Jerez. De las iniciales de los tres apellidos surgió el nombre” detalla su gerente.

Juan, hijo de Ramón Guerrero, fundador de otra distribuidora de Butano en Jerez, Ramso, recuerda cuando tomó las riendas de la empresa, hace ahora 15 años:

“Observé la tendencia de las grandes compañías y bancos, y procedí a la unión y compra de otras distribuidoras para tener una masa crítica que nos permitiera desarrollarnos y ganar dinero”.

Barajó a su vez una oportuna ampliación de servicios y no dudó en complementar la oferta. Además del único Servicio Oficial de Repsol Butano en instalación, revisión y servicio técnico para Jerez, comercializan los calentadores y aparatos gasodomésticos necesarios, distribuyen a domicilio agua, refrescos, aceite, cerveza o productos de limpieza.

Como todo, este negocio ha experimentado una necesaria evolución. Al tradicional reclamo del sonido de las bombonas desde el camión de reparto, se fueron sumando los pedidos telefónicos, a los que se han unido en los últimos años los realizados a través de internet. A esto hay que añadir otra fórmula muy habitual, extendida sobre todo entre los más jóvenes: comprar la bombona en una gasolinera Repsol.  

“Hoy día una flota de 14 camiones que recorren cada zona y cada barrio de Jerez, prácticamente metro a metro, llegan a repartir hasta 3.000 botellas diarias”, indica Guerrero.

ATENTOS A LAS REVISIONES ESTAFA

Desgraciadamente, la picaresca no deja de ser noticia, algo que afecta de forma negativa a una empresa de estas características. Las estafas en las revisiones de gas a domicilio siguen produciéndose, aprovechándose del desconocimiento o vulnerabilidad de una parte de la población, tal como detalla Guerrero:

“Estamos en conversaciones con la Policía ante el crecimiento de una actividad ilegal. Son empresas que se hacen pasar por instaladores de gas autorizados (aun no siéndolo en muchísimos casos) y se dirigen a personas mayores, que tienen poca defensa. Desgraciadamente, una vez que han salido de esos domicilios y le han sacado el dinero, es cuando nos llaman las personas afectadas para preguntarnos si han hecho lo correcto o no”.

Es muy importante resaltar en este punto, subraya el gerente de Carbis, que “no visitamos un domicilio para revisar la instalación de gas sin que hayan concertado fecha y hora previamente. Además, informamos al cliente del nombre del personal técnico que va a visitarle, identificándose a su llegada. Nunca vamos a puerta fría”.   

Hay que recordar que, según la legislación vigente, la revisión y mantenimiento de una instalación de gas es obligatoria cada cinco años, siendo responsabilidad del usuario.

Quizá te interese

La ruta del vino de Jerez
La ruta del vino de Jerez

Ya Columela, en su Tratado de Agricultura, cuenta que su tío poseía una viña en Asta Regia en donde se habían aclimatado cepas de Falerno y Toscana y cuyos vinos gozaban de enorme estima entre los patricios romanos. La historia es larga y sus huellas perduran.