Pereza

Domingo, 5 de marzo de 2017   -    Antonio Aguayo

Pereza

En la Cartuja de la Defensión, situada a las afueras de Jerez, (magnífico monumento al que tan sólo hay que reprochar que no se le pueda visitar debido a la clausura de la monjas de Belén, y a pesar de ser un edificio de titularidad publica) el imponente refectorio, obra del siglo XVI, se halla presidido por un maravilloso púlpito, también renacentista, que se encuentra totalmente recubierto de las consabidas alegorías morales, alusivas a la naturaleza del cartujo. Es sabido que la comida de los monjes, que los días de semana realizan solos en su celda, en los días festivos se reúnen para llevarla a cabo  en comunidad, aunque lo hacen en completo silencio, sólo interrumpido por las lecturas sagradas que se realizan desde el púlpito. Este, como no podía ser de otra forma, manda un mensaje por medio de sus relieves, alusivos a los peligros de los diversos vicios en que pueden caer los monjes, si se dejan llevar por su naturaleza humana. Si el monje, distraído de la lectura levanta la cabeza de su magra comida, su vista se encuentra con los vicios que su falta de atención le puede ocasionar, y sus consecuencias para su alma pecadora.
Uno de estos vicios es el de la pereza, el cual se halla representado por medio de un hombre joven, desnudo, que mira hacia arriba en un gesto de sorpresa. Lo más llamativo es que una de sus piernas, la derecha, es levantada del suelo con la ayuda de una cuerda, ante la falta de ánimo, o tal vez fuerza del personaje.
Dejando aparte las connotaciones morales de la iglesia católica, que hace de la pereza el elemento propicio para la caída en el pecado, quisiera reflexionar sobre la pereza en que parece que hemos caído en este país. Todos y todas sabemos lo maravilloso que es, en algunas ocasiones, el dedicarnos al dolce far niente. El no hacer nada, voluntariamente, dejar pasar el tiempo, y contemplar el paso de la vida. Lo cual es maravilloso. Pero otra cosa bien distinta es la pereza que parece impregnar la vida del país. Cada día pasan acontecimientos más graves y parece ser que todo el mundo está aletargado en un sopor próximo a la muerte. No importa que los que roban no vayan a la cárcel, pero que tampoco devuelvan lo robado, no importa que los sindicalistas sí estén en la cárcel cumpliendo condena sin tan siquiera la posibilidad del tercer grado. No importa que a los condenados por robo a gran escala el fiscal no pida penas de prisión, por el arraigo en el país, y a los desahuciados los echen de sus casas y continúen debiendo la deuda contraída por unos intereses abusivos. No importa que cada día la sociedad se vuelva más y más intolerante, y que asociaciones como Hazte oir reciban dinero público para propagar el odio hacia las personas transexuales. Parece que esto se hace porque en España hay libertad de expresión, pero en cambio, que en el carnaval canario la dragg ganadora lo hiciera con un número alusivo a la religión, vestida de virgen y crucificado, esto parece ser que es ofensivo. Aquí no hay libertad de expresión, sino un ataque a las creencias de una parte de la población, en un estado supuestamente aconfesional.
Y ante todo permanecemos callados, quietos, nos da pereza hablar, nos da pereza actuar. Pero lo más dramático, lo más grave, es que según las últimas encuestas, caso de haber elecciones ahora, los conservadores rozarían la mayoría absoluta. Es que da pereza cambiar el voto. Estos lo hacen mal, pero es que si cambiamos de voto…, más vale dejarlo como estamos.
Estamos en la cultura del miedo. Miedo a hablar, miedo a actuar, miedo a cambiar. Miedo.
Miedo ¿a qué? ¿Podemos ir peor?
Nos dicen que estamos saliendo de la crisis. Puede ser. ¿Pero, a qué precio? Los salarios se han devaluado. Cada vez la clase media es más pequeña y tiene menos poder adquisitivo. Por el contrario, el 1% de la clase poderosa, cada vez tiene más dinero, a costa del 99% restante.
Habría que cambiarlo, pero es que da tanta pereza…

Quizá te interese

¿Cómo pido subvenciones al Gobierno si sufro inundaciones en mi casa o negocio?
¿Cómo pido subvenciones al Gobierno si sufro inundaciones en mi casa o negocio?

Habrá que enviar una documentación a la Subdelegación del Gobierno que puede encontrar aquí.

Agentes de la Policía Nacional rescatan a varias personas atrapadas en sus vehículos por la tromba de agua en Jerez
Agentes de la Policía Nacional rescatan a varias personas atrapadas en sus vehículos por la tromba de agua en Jerez

La colaboración de un conductor de Urbaser con su camión de recogida de basuras de gran tonelaje fue de gran ayuda para poder acceder hasta los afectados y rescatarlos