Jueves, 20 de octubre de 2016   -    David Montes

Las Zambombas vuelven a darle otro pellizco al calendario

Mis mayores me enseñaron que la llegada del Niño Dios se celebraba cuando en casa de la abuela olía a anís, a pestiños, a roscos, a matalaúva y a piel de naranja en el picón, para que no oliera el hogar a humo. Y la fiesta con la que celebrábamos de forma anticipada esta llegada al mundo del Mesías, nunca tenían lugar antes del día de la Purísima o de la Inmaculada Concepción, concluyéndose en Nochebuena o Navidad, obviamente. Como instrumentos teníamos lo primero que cada uno tuviera a mano para marcar el compás y cantábamos a coro letras que atesoran un legado de transmisión oral de siglos de historia. Eso sí, una vez transcurridos esos días, había que guardar el libreto de coplas de la abuela en el cajón de los recuerdos hasta el año venidero.

https://www.facebook.com/editorialperipeciaslibros

Ya son pocas, muy pocas, las zambombas en las que aún se respira el ambiente de antaño, donde se ponía el ‘costo’ que cada uno pudiera, se hacía una candela en un barreño de metal y se cantaban esas coplas o cantares de pasatiempo en las que un gato era capaz de jugarse todas sus vidas con tal de conseguir los favores de una hermosa felina o un militar encontraba en Casablanca a su desaparecida hermana, solo por poner algunos ejemplos. Solo en las Hermandades, las Peñas Flamencas, Asociaciones de Vecinos y alguna que otra reunión de amigos, encontramos aún estas fiestas en su formato más añejo y tradicional.

De un tiempo a esta parte, por mor de la velocidad a la que nos empeñamos en vivir, al calendario tradicional cada vez se le han ido arañando mas días por delante, por su inicio, anticipándolas desde hace ya algún tiempo a los últimos días de noviembre, y ahora en 2016 se pretender dar otra vuelta de tuerca y organizar las primeras a mediados del mes de los muertos, dándole así otro bocado al calendario.

Ya bien sea por el interés económico, o por tratar de motivar en mayor o menor medida a la clientela, es lo que tiene tratar todo desde el prisma turístico, en Jerez han proliferado una serie de pseudozambombas, donde el cante en grupo o a coro ha quedado reducido a un evento donde un grupo o un cantante solista, acompañado por guitarra y cajón, con sonido amplificado, dan uno o dos pases de más o menos tres cuartos de hora, y hacen un intento de reflejar lo que es esta fiesta, y después cada uno para su casa. Flaco favor le hacen estas pseudozambombas a la fiesta navideña, que recordemos está delcarada como Bien de Interés Cultural por su idiosincrasia y  su genoma diferenciador.

Por establecer un simil, con las zambombas está pasando como con la Carrera Oficial en Semana Santa, todo el mundo quiere estar presente en su inicio y nadie en su final, por aquello del hartazgo o el agotamiento y, por finalizar el simil, lo mismo que muchas hermandades se ven solas llegando a la Catedral para hacer estación de penitencia, para el nacimiento del Niño Jesús los cañizos estarán todos rotos y las panderetas que se han quedado ya sin chapas.

Por parte de la delegación de Promoción Cultural del Ayuntamiento de Jerez, no se debería permitir el libre albedrío en cuanto a la celebración de las zambombas, porque llegará el momento en que algún ‘iluminado’ intente organizar una en pleno mes de agosto en cualquier playa del ‘Gran Jerez’, y ese no es el camino para preservar algo que se pretende que sea motivo de singularidad territorial, cultural y atractivo para los visitantes (ahora que está tan de moda que todo sea en pro del turismo).

De momento, este año se están viendo carteles que la están programando a mediados del mes de noviembre, sólo tienen que darse una vuelta por las redes sociales y podrán encontrar que negocios hosteleros las tienen agendadas en esas fechas. No nos queda más remedio que esperar acontecimientos y rezar porque no se pierda esta fiesta igual que se han perdido otros tantos eventos que han hecho posible que Jerez sea conocido en el mundo entero.

Último directo

Quizá te interese

Saira Malena e Ignacio Fajardo, ganadores del concurso ‘El cante en rama’
Saira Malena e Ignacio Fajardo, ganadores del concurso ‘El cante en rama’

La jerezana se hace con el premio en la categoría ‘Cepa joven’, mientras que ‘El Bombi’ hace lo propio en el de ‘Solera flamenca’. En esta categoría, además, Enrique Afanador logra un accésit, quedando desierto el de ‘Cepa joven’

‘’Mujeres de Cal y Cante es un espectáculo donde varias generaciones de mujeres desgranan el arte e invocar al duende’’
‘’Mujeres de Cal y Cante es un espectáculo donde varias generaciones de mujeres desgranan el arte e invocar al duende’’

La bailaora jerezana crea un nuevo espectáculo en el que va a contar con Tía Juana la del Pipa, Inés Bacán, Mara Rey, María Vizárraga, La Fabi y Saira Malena al cante, además del baile de Tía Yoya, Tía Churra, Pastora Galván, Fuensanta ‘La Moneta’ y Soraya Clavijo