Reflexión y denuncia ante los abusos de un sacerdote

Martes, 2 de agosto de 2016   -    Manuel Muñoz

Reflexión y denuncia ante los abusos de un sacerdote

Aunque anónimo, el testimonio que recoge el libro que destacamos hoy en nuestra sección de reseñas es real. Víctimas de la Iglesia. Relato de un camino de sanación (Ediciones de PPC) es el título que tiene como protagonista principal a una mujer que ha sufrido los abusos de un sacerdote católico. Una víctima que para superar los abusos recibe la ayuda de un psicólogo (Javier Barbero Gutiérrez) y otro sacerdote (José Luis Segovia Bernabé, presbítero de la diócesis de Madrid), cuyas reflexiones y pensamientos también aparecen a lo largo de las páginas de este libro. 

El objetivo del mismo, como se indica en la presentación, es triple. Por un lado se ofrece ese testimonio vivo de una realidad que en numerosas ocasiones la Iglesia ha tratado de silenciar. En este sentido, José Luis Segovia es muy claro al afirmar que "durante mucho tiempo la Iglesia ha tenido pavor a mirar a los ojos a las víctimas. Las ha silenciado, siquiera mirando hacia otro lado o haciéndolas sospechosas, y a los culpables los ha convertido en meras piezas de un triste juego de ajedrez en el que la respuesta consistía todo lo más en cambiar la pieza de casilla". 

El segundo objetivo de Víctimas de la Iglesia es "mostrar un camino de humanización real y terapéutico que es posible cuando la víctima deja de otorgar poder al abuso para que este no marque y determine la vida".  Y, por último, el libro también quiere presentar "un relato sanador que no se quede postrado en el dolor, a pesar de que este tiene un poder enormemente autodestructor". 

El libro comienza con una reflexión de José Luis Segovia para centrarse, en la segunda parte del libro, en el testimonio de la víctima. "Las mismas manos que administran el perdón y celebran la eucaristía son las que nos abusan, nos dominan, nos atrapan y nos agreden. Es un sacrilegio. Y ese sacrilegio nos enloquece, nos destruye y nos convierte en culpables de un crimen y de un pecado del que en realidad solo somos sus víctimas. ¿Sabéis cuánto cuesta liberarse de ese horror? ¿Sabéis cuánto cuesta dejar de sentir repugnancia, asco y náuseas? ¿Sabéis cuánto tiempo cuesta dejarse perdonar, dejarse amar, dejarse acoger?".

La parte final es obra del psicólogo y terapeuta de la víctima de los abusos y en ella se ofrece una perspectiva psicológica: la patología del sinsentido, la sanación del encuentro significativo. Javier Barbero describe que en su consulta se encontró con "una mujer dañada, asustada, sabiendo que se aproximaba a un espacio desconocido para ella, en el que tenía plantar -de un modo u otro- algo que había experimentado y que era extarmadamente duro, hiriente y humillante: los abusos realizados por un sacerdote". 

En definitiva, nos encontramos ante un libro muy necesario por su carácter de denuncia con un testimonio personal desgarrador. Con su lectura descubrimos la importancia de mirar a los ojos de las víctimas. Y la necesidad de hacer visible lo que muchos intentan silenciar. 

Quizá te interese

Los discos que fuimos
Los discos que fuimos

Volver a recuperar lo vivido con un libro de Eric Spitznagel

Sentimientos entre Montevideo y Buenos Aires
Sentimientos entre Montevideo y Buenos Aires

'La uruguaya', una novela breve escrita como la larga canción de un cantautor