Manuel Soto \'Sordera\' y Paco Cepero en \'Rito y Geografía del Cante\'

Viernes, 24 de junio de 2016   -    David Montes

Tres lustros sin la elegancia del duende del Barrio de Santiago

Fue un 24 de junio de 2001, el día de San Juan, ese día en el que el sol no quiere terminar de marcharse, cuando nos abandonaba para siempre una figura indispensable del cante de Jerez, y más concretamente del Barrio de Santaigo, como fue Manuel Soto ‘Sordera’. Han pasado tres lustros, quince años, y todavía muchos recuerdan su porte elegante, correcto, siempre amable y caballeroso, que gustaba de echar las mañana en el Arco de Santiago, junto a su hermano Enrique, o junto a quien tuviera a bien tener un rato de charla, siempre amena y agradable, siempre sin un mal gesto, siempre dispuesto a enseñar y a transmitir un legado que heredó de sus antepasados.

https://www.ticketmaster.es/event/17075?utm_campaign=gala-de-la-32a-edicion-de-los-premios-compas-del-cante-fundacion-cruzcampo&utm_medium=email&utm_source=acumbamail

Patriarca de una casa cantaora sin la que el cante de Jerez no sería lo mismo, Manuel Soto ‘Sordera’ no solo fue una figura principal y primordial del arrabal jerezano sino que además fue un gran descubrir de talentos y anfitrión de artistas que querían aventurarse en el mundo profesional, y encontraban en su casa siempre un hueco donde poder estar y un plato de comida que poderse llevar a la boca.

Paco Cepero contaba a Javier Benítez, para el diario El País, el día de su muerte en el tanatorio de Jerez, que “cuando empecé de artista, me sacaron de la mano entre un grupo en el que estaba Sordera, así que le tengo que agradecer mucho, porque ha sido como de mi familia”, al igual que ‘Moraíto’ quien también indicaba en ese mismo artículo que “se nos va uno de los mejores artistas que ha dado Jerez. Nos deja su cante, su saber estar y su caballerosidad, porque era un caballero, una persona muy querida y un artista inconmensurable”.

José María Castaño, compañero de Los Caminos del Cante y biógrafo del cantaor jerezano, y gran conocedor por tanto de la calidad humana y profesional de esta figura del flamenco, indicaba para ABC de Sevilla, en su edición impresa de 26 de junio de 2001, que “un artista grande nunca muere, detrás de él quedan los recuerdos y su lejano eco. Pero en un cantaor flamenco el testamento lo representa su discografía, que en el caso de Manuel no es excesivamente extensa pero sí bastante interesante. Un poco más allá, quedan los hijos, nietos y sobrinos que perpetuarán con su arte esa privilegiada estirpe del cantaor”. En su libro ‘Manuel Soto Sordera: La elegancia del duende’, recoge con rigor indagatorio, las aportaciones informativas de primera mano por parte del artista,

Como recuerdo de esta efémeride, en el video de esta noticia, pueden ver el capítulo que le dedica José María Velázquez-Gaztelu, gran amigo también de Manuel Soto ‘Sordera’, dentro de su serie ‘Rito y Geografía del Cante’, donde el propio cantaor es entrevistado por el compañero de Radio Nacional de España.

https://www.facebook.com/editorialperipeciaslibros

Último directo

Quizá te interese

El flamenco, el mejor patrimonio para el Festival de la Guitarra
El flamenco, el mejor patrimonio para el Festival de la Guitarra

Desde Yerbabuena o Mercedes Ruiz a Paco Cepero, Tomatito, Mercé, Niño de Pura o Gerardo Núñez, dos generaciones de flamencos se dan cita en la 39 edición del Festival de Córdoba del 4 al 13 de julio de 2019.

Patricia Guerrero, finalista de los Premios Max
Patricia Guerrero, finalista de los Premios Max

La bailaora granaína optará a este prestigioso galardón en tres de sus categorías