Sábado, 4 de junio de 2016   -    David Montes

De oriente a occidente, pasando por Morón

En la Hacienda Porzuna de Mairena del Aljarafe, tuvo lugar en la noche de ayer un ‘encuentro flamenco’ de esos de los que pocas veces tiene uno la ocasión de disfrutar. Dos voces cantaoras que tienen en su cabeza y su garganta dos concepciones diametralmente opuestas, Marchena y Caracol, Caracol y Marchena, se hacían presentes en el escenario como referentes y modelos a seguir, norte y guía, de la mano de Rocío Márquez y Antonio Reyes, respectivamente, quienes se acompañaron de Dani de Morón a la guitarra, que no solo supo estar a la altura de las circunstancias sino que tambien supo transformarse en lo que cada uno requería y darle el toque justo que necesitaba la noche, para ir de un lado al otro del universo flamenco. La de ayer no era una oportunidad que se tenga todos los días y, sabedores de ello, el público que acudió y llenó el recinto aljarafeño, arropó y disfrutó de una fresca noche en la que el oriente y el occidente cantaor se daban cita, aderezado con ese sonido moronero como testigo de excepción y fedatario del envite.

https://www.facebook.com/editorialperipeciaslibros

Rocío Márquez le puso apertura de plaza con granaínas y milongas marcheneras, prosiguió con el Romance a Córdoba, con toda la dificultad que conlleva el cante hablado, para marcharse a la misma ‘Graná’ por tangos y atacar con valentía y solvencia la petenera. Tras las bulerías en las que se encarga en Pastora y la Perla, como novedad y sorpresa, se fajó con unos caracoles - que pueden ver en nuestro canal YouTuBe- y cerró con unas siguiriyas, en las que Los Mellis le guiaron el compás del cante del dolor presente.

Con muy buen sabor de boca nos dejó Rocío, que levantó al público de sus asientos y para cubrir el tiempo muerto entre artista y artista, Dani de Morón se sacó de la chistera una bulería a medio camino entre la improvisación y su Sonido de la Libertad que hizo que más de uno dejara el ‘ambigú’ para mejor ocasión. No fue para menos.

El ‘pescao’ se había puesto caro. Antonio Reyes lo sabía y no se dejó nada en Chiclana. Como dicen los toreros “puerta grande o enfermería” y tiró la moneda al aire por solea, que pueden ver en el video que tenemos en nuestro perfil oficial de Flamencomanía en Facebook, y se fajó con las alegrías en la que los ‘oles’ salían de la primera a la última fila del patio de butacas, al igual que en la larga tanda de tangos en los que recorrió media Andalucía y parte de Extremadura, sin dejarse atrás su clásico cierre con letras fandangueras metidas a compás en el cante. Por siguiriyas, que pueden ver en el video de esta noticia, peleó de igual a igual con Dani de Morón y por bulerías nos trajo un recuerdo camaronero impagable. Con el público en pié, los fandangos fueron el digno epílogo de una magnífica cita que expuso las dos caras de la moneda del cante actual, en la que sólo una cuestión de gustos es capaz de balancear la romana para un lado o para el otro.

Último directo

Quizá te interese

Ketama llega a Flamenco On Fire ''con toda la esencia y el sabor de siempre''
Ketama llega a Flamenco On Fire ''con toda la esencia y el sabor de siempre''

El auditorio Baluarte vuelve a colgar el cartel de 'No hay billetes' para el concierto de esta noche

''El sonido de la guitarra es el idioma universal con el que se expresa el flamenco''
''El sonido de la guitarra es el idioma universal con el que se expresa el flamenco''

El toque noble y elegante de Carlos de Jacoba cerrará la segunda jornada de Flamenco On Fire