La escuela de pádel de Fran Cepero, la mejor de Andalucía

Foto: El pádel, un deporte que cada vez cuenta con más aficionados.

Miércoles, 5 de junio de 2019   -    Pedro Toril

La escuela de pádel de Fran Cepero, la mejor de Andalucía

En los últimos años, el pádel ha conseguido ganar notoriedad en nuestro país y en la actualidad se ha conseguido colocar como uno de los deportes más practicados. Uno de los aspectos que lo ha propiciado ha sido su carácter social ya que se juega en parejas. Otro motivo es la facilidad de acceso, ya que la equipación que se necesita para jugar tiene precios razonables y siempre podemos encontrar categorías de ofertas pádel en distintas tiendas online.

El pádel es un deporte emergente en nuestro país, y son diversos los torneos y campeonatos que realizan. Esto es gracias a que cada vez hay más alumnos de todas las edades en las escuelas y clubes de pádel.

Una de las mejores escuelas que podemos encontrar en Andalucía es la academia de Fran Cepero, en Jerez de la Frontera. Dentro de su club se puede disfrutar de cuatro pistas indoor.

Cepero tiene una larga trayectoria como jugador de pádel en Andalucía, es técnico de la Federación Andaluza además de entrenador de varios campeonatos de España de menores. Cabe resaltar que es organizador de un campus de pádel infantil, donde durante varios días aprenden a perfeccionar su juego, desde las categorías de benjamín a junior. El campamento se realiza en Almuñecar desde hace dos años y ha sido todo un éxito. Se apuntan entre 60 y 70 niños de todo el país. “Nos vienen campeones del mundo y de España, contamos también con algunos jugadores World Padel Tour”, señala el entrenador. Este año se está preparando para realizarse del 3 al 8 de julio.  

El campus se divide por categorías al igual que el pádel de menores. Cepero asegura estar acostumbrado a trabajar des esta manera, “lo que hacemos es el niño que viene de una categoría inferior darle un salto a la categoría superior”. Los niños intentan entrenar en su grupo por las mañana y en un grupo superior por las tardes: “Creemos que es la base de un buen campus, que todo el mundo se pueda ayudar el uno al otro, que todo el mundo aprenda del otro”. Asegura que esta es la mejor manera de aprender y que con ella consigue que todo el mundo salga contento de su campamento.

Cepero creó su escuela de pádel “para transmitir a los niños la experiencia que mi hermano y yo tuvimos, y que mi padre nos pudo brindar”. Hace un tiempo tuvo una serie de acontecimientos personales que le obligaron a dejar de jugar, por lo que decidió embarcarse en este proyecto. “Vi que era el momento para transmitir a esos niños todo lo que mi padre y mi hermano y yo habíamos vivido, es una buena manera de seguir con el pádel”, explica.

En estos momentos tiene unos 24 o 25 alumnos, todos ellos de competición. Comenzó solo con este nivel, del que parte con una buena base, pero ahora está empezando a montar la estructura de perfeccionamiento e iniciación. “Trabajo con pocos niños ya que intento dar un servicio más especializado y con más calidad en lugar de tener tanto volumen de niños”, comenta Cepero. Los niños se dividen en categorías entre benjamines y junior, es decir, desde los 8 hasta los 18 años.  

Lo que más le gusta de poder dar clase a niños es darse cuenta de “la capacidad que tienen los niños de responder a lo que tú le puedes exigir”. Para él lo más importante y lo que hace a un buen entrenador es la confianza que se puede llegar a crear con un alumno, ese vínculo. “Considero que mis alumnos también son buenos amigos, eso es clave, ese día a día para que un niño que quiere dedicarse a la competición llegue lo más lejos posible y lo enfoque bien”, resalta.

Algunos de los alumnos de esta escuela han sido ya campeones del mundo en categorías inferiores, campeonatos de España y de Andalucía: “Me encontré con un grupo de niños que ya venían de otro club, niños muy competitivos”. Uno de los mejores alumnos es Javi Leal, campeón de España varios años, que, este año, con 15 años, ha jugado su primera prueba World Padel Tour. “Llevo con ellos unos 4 o 5 años y hemos dado ya ese salto de calidad que creía que necesitaban”, confiesa.

Las clases de esta escuela se dividen principalmente en nivel de competición, con unas estructuras totalmente integradas a la competición en un bloque de 3 días a la semana que incluyen una hora y media dedicada cada día a la parte física, la parte táctica y la parte técnica. Por otro lado, “la parte psicológica intentamos montarla de vez en cuando, un par de veces al mes” reconoce. “Por volumen de exámenes y de viajes tenemos poco tiempo para los entrenamientos e intentamos tocar un poco la parte psicológica”, especifica el entrenador.

Para Cepero, “lo más importante es que sean buenas personas, y si son capaces de hacerlo pueden llegar algún día a ser deportistas de élite o profesionales”. Su idea principal es que todos sus alumnos compitan, ya que tienen los medios para lograrlo y “se les da una serie de condiciones esenciales para que lleguen”. Opina que, a pesar de que los entrenadores son una gran ayuda para los niños, “al final cada jugador se marca unos objetivos”.

En cuanto a su propio futuro se ve veo entrenando a varios chicos World Padel Tour y con un centro de alto rendimiento, “sería mi ilusión y mi sueño”, asegura. Para él, su carrera como entrenador pasaría por tener una academia de alta competición ligada a universidades o institutos: “Ojalá esté entre los mejores, al final es para lo que uno trabaja”.

Las mejores palas para los jugadores junior se pueden comprar en la tienda especializada en pádel online, PadelVip. Finalmente, Fran Cepero nos confiesa su sueño: “Mi ilusión sería tener un niño desde benjamín o alevín y poder llevarlo a un World Padel Tour, porque al final es la mejor satisfacción que puede tener un entrenador”.

Último directo

Quizá te interese

Se acercan las vacaciones, así es como puedes registrarlas
Se acercan las vacaciones, así es como puedes registrarlas

Es fundamental encontrar información y herramientas digitales que permitan esta gestión

Máquinas y electrodomésticos que no pueden faltar en ningún hogar
Máquinas y electrodomésticos que no pueden faltar en ningún hogar

La energía eléctrica en los hogares es un servicio imprescindible