Inés Bacán y Niño de Gines abren el ciclo de cante en San Luis de los Franceses

Domingo, 9 de septiembre de 2018   -    David Montes

Inés Bacán y Niño de Gines abren el ciclo de cante en San Luis de los Franceses

Llegó el primer domingo de la Bienal de Flamenco de Sevilla y, con ello, la apertura de uno de los ciclos más interesantes ya que el cante será el protagonista, tanto en su vertiente más veterana como más novel. En este primer envite, la dupla preparada por la organización fue Niño de Gines e Inés Bacán.

Yendo por delante el más jóven, y una vez solucionados los problemas de asiento – no estaría de más que aparte de los números de fila también se pusiera el numero en la butaca- un neófito para muchos de nosotros que se llama Manuel Jesús García Hurtado 'Niño de Gines', abría plaza en esta iglesia desacralizada causando unas sensaciones más que satisfactorias.

https://www.facebook.com/caprichodiariojerez/

Citando al toro de frente en el primero de los cantes y, a capela, ni corto ni perezoso se enfrentó a la unas tonás y martinetes en versión Tomás Pavón, para fajarse despues con las letras de Rafael Romero y enganchar acto seguido con el cante por seguiriyas, lugar donde tuvo a Jerez muy presente. Con predominio de los aires amairenados de Frijones y El Marrurro, cerró con soltura y acierto a compás de cinco por ocho este primer envite con las cabales del Fillo, recordando también al maestro de 'los alcores'.

Amplio es el arco musical de Niño de Gines, quien nos confirmó en su interactuación con el público que forma parte de esos artistas que han pasado en su formación por la factoría Heeren, dedicó a Naranjito de Triana y Paco Taranto – quienes fueran sus profesores- las soleares apolás y del portugués que precedieron a unos tientos sin tangos en los que Morente y Pastora fueron los protagonistas.

https://www.milar.es/

Con mas de medio programa ya en el zurrón, y con el respetable empezando a sacar abanicos porque el calor estaba empezando a ser más que notable - problema que va a tener este ciclo porque la sala no tiene más climatización que la natural- la bulerías marcaban el preludio del fin.

De nuevo Pastora Pavón muy presente en sus letras y un guiño al más grande este último tiempo, Camarón de la Isla y su viejo mundo, fueron antesala de una ronda de fandangos del Bizco Amate, Morente, El Rubio y Pepe Pinto con los que consiguió que el público le despidiera en pie de forma más que merecida, tanto a él como a la acertada guitarra de David Caro y a los palmeros Dani Bonilla y Manuel Valencia.

El cante que ya no se escucha de Inés Bacán

Arropada por la guitarra de Antonio Moya, la cantaora lebrijana Inés Bacán fue la encargada de ponerle el contrapunto a la cita. De la juventud y las ganas de agradar de Niño de Gines pasamos a la sabiduría cantaora de transmisión oral de uno de los iconos que aún nos quedan del cante de la tierra que guarda como un tesoro sus romances y alboreás.

Y de este modo, la hija de Bastián Bacán y Ana la del Pelao, comenzó a acunar su cante por bamberas al mismo son que empujaban también los columpios la niña que está en la bamba de Curro Malena o allí arribita en la popular pila de oro de Pastora Pavón.

''Estas no son horas de cantar aunque yo ensayaba con mi hermano Pedro a esta hora porque me decía que es cuando se tenía la voz plenamente descansada'' hizo saber al respetable tras su presentación a la que le puso continuidad con unos fandangos por soleá de magnífica factura y unas soleares donde Carapiera, la Andonda o la Serneta volvieron a cobrar vida. Un gustazo escucharla.

No obstante, y con el respeto que confiere la veteranía, el recital fue diluyendose una vez pasada media hora y el esfuerzo que estaba realizando comenzó a pasarle factura tanto a ella como a nosotros que estabamos en la silla aguantando estoicamente el calor.

Escucharla es todo un privilegio, una suerte y un placer para los sentidos pero, salvo los romances donde hizo de pitón a rabo las letras añejas de 'La cautiva de los Montes de Oliva', las cantiñas y las seguiriyas fueron tornándose más cuesta arriba de lo que nos hubiera gustado, no sabemos si por causa del calor antes mencionado o porque en este ciclo, que va a tener a dos protagonistas en cada una de sus citas, debería plantearse un menor tiempo de duración de cada parte y no los casi 50 minutos que cada uno estuvo en el escenario. Empezar pasado el mediodía, para terminar pasados las dos de la tarde cuando aún es verano, no es la mejor opción para escuchar y disfrutar del cante en su inmesidad.

Aún así, en toda una demostración de arrojo y de entereza, agradeciendo el cariño del público y una vez que se marcharon los tocaores de la sala, Inés Bacán tuvo los arrestos de dejarnos un ramillete de tonás que nos dejó el cuerpo más que satisfechos por lo vivido y, sobre todo, por el mar de sensaciones que siempre despierta el cante en su formato más ortodoxo y racial, ese del que ella es uno de sus máximos exponentes y, siempre que se pueda, nunca hay que perdérselo.

Ficha Técnica:
Espectáculo: Cien años de cante - Artistas: Inés Bacán y Niño de Gines - Lugar: San Luis de los Franceses - Bienal de Flamenco de Sevilla - Fecha: 9 de septiembre de 2018 - Aforo: Tres cuartos - Cante: Inés Bacán y Niño de Gines - Toque: David Caro y Antonio Moya - Palmas: Dani Bonilla y Manuel Valencia.

Último directo

Quizá te interese

Dos guitarras, cuatro manos y un acople
Dos guitarras, cuatro manos y un acople

Diego del Morao y Antonio Rey ofrecen un concierto en el Lope de Vega donde el contrapunto lo puso un sonido que no dejó disfrutar de los artistas en plenitud.

Utrera presenta la III Feria de Industrias Culturales del Flamenco
Utrera presenta la III Feria de Industrias Culturales del Flamenco

El Salón de las Pinturas del Espacio Santa Clara acogió este acto dentro de la programación paralela de la Bienal de Flamenco de Sevilla.

Último directo