El Rocío según Jerez, abrió sus puertas por La Concha de la mano de Ángel Rodríguez

Sábado, 16 de abril de 2016   -    A. Cañadas

El Rocío según Jerez, abrió sus puertas por La Concha de la mano de Ángel Rodríguez

El Rocío según Jerez en este año de 2016, es ya una realidad oficiosa, tras el Pregón que este viernes por la noche ofrecía en la Real Bodega de La Concha -en González Byass- el cofrade y rociero jerezano Ángel Rodríguez Aguilocho. Un Pregón hermoso, intenso, y muy personal, en el que el Pregonero, llevándonos por las entrañas de una obra que no caminó por la cronología de la romería -lo cual es de agradecer- supo embarcarnos en su palabra, hasta llevarnos el centro final de un canto, que como no podía ser de otra manera, se arrodilló delante de la Virgen. 

https://www.turismobarbate.es/

Un Pregón preparado por la nueva junta de gobierno que capitanea Raúl Rodríguez, y que nos dejó antes del comienzo, varios detalles. Uno, la presencia sonora de los piteros, encuentro clásico en este tipo de citas. Dos, a Mauricio González -presidente del grupo González Byass y por tanto anfitrión del evento- sentado en la segunda fila. Y tres, la certeza -ya sí- de que La Concha, y bien que lo sentimos, se ha quedado pequeña para la celebración de este Pregón, puesto que tras la reja de acceso a la misma, había casi más gente de pie, que publico sentado en las sillas del patio de butacas. 

Sea como fuere, no más señaló el minutero las nueve de la noche, el hermano mayor saludó a la concurrencia por primera vez como máximo dirigente de la corporación rociera jerezana, y dio paso al presentador de la noche, el también rociero, Javier Escobar. Un presentador atípico, por cuanto -dicho por él- siente pavor a hablar en público. Lo que no dijo nunca, es que no siente tanto miedo al escribir, porque calado ya el melón de su intervención, lo que nos dejó fue una presentación sencilla, directa, hermosa y muy rociera, una presentación en la que tras una primera descripción del nacimiento del Pregonero en el Pozo Olivar, en aquella casa de vecinos donde era capitán del buen humor Pepe Mariscal, se dedicó a abrir el 'viejo arca' de las emociones, cabalgando entre retazos de letras muy conocidas de sevillanas, para hilvanar a base de recuerdos, la primera medalla que tuvo Ángel Rodríguez, su pasión por Los Romeros de la Puebla, su vinculación con la Escuela de San José, su pasión por el Xerez Club Deportivo, su actual exilio laboral en Zaragoza, o su pertenencia a diversos grupos y colectivos de nuestra ciudad. Una presentación, en definitiva, que como campanilla anunciadora en los aparejos de las bestias, nos predispuso el animo para disfrutar con lo que vendría detrás. Magnifica.

Y lo que vino detrás podría resumirse en pocas líneas, o en todas las del mundo. Tal es el carácter conocido de quién glosó en La Concha la romería más universal de cuantas existen, tal es el canto al Rocío que nos ofreció tras un primer saludo a su suegro -Pepe García-Delgado- rociero al que nunca conoció, y que cerró con una clara declaración de intenciones, haciendo un romance dedicado a base de sencillas y exactas descripciones al cazador Goro Medina -descubridor de la Virgen en el antiguo cazadero de Lomo de Grullo- que viajó en los versos hasta lo que Jerez es capaz de vivir cada año al llegar Pentecostés. 

Tono en bajo, versos correctos, mensaje directo, y emoción en el remate, para nunca buscar el aplauso efectivo, más bien predisponer los sentidos a lo que llegaba al cierre de cada capítulo, esto es, los cantes que aportaban los componentes de un grupo cantaor con reminiscencias de antiguos 'Mantecas', en el que estaban Lupi, Vallejo, Lele, Casitas, Chico, Bola, y Manolín. Ya sabíamos por entonces de qué iba la cosa, así que solo nos quedaba soltar el suspiro que siempre provocan los inicios de todos los pregones, justo cuando Ángel respondió a su presentador, aludiendo a la común pasión por 'Los Romeros', -para quienes se quejó de que nunca hayan recibido la Medalla de Oro de Andalucía- cerrando este saludo con el remate de una sevillana cantada tras la que pidió perdón al respetable por este atrevimiento. Detallazo. 

Luego nos habló de sus primeros Rocíos en coche, con su familia en las noches de los domingos, y de las pausas obligadas por los años de estudio, y de cómo llegó vestido de caqui a su primera romería con la consiguiente guasa, y de cómo los rocieros viven de manera especial la llegada de las vísperas romeras, para hacer después un recorrido versificado por todos los caminos de las diferentes hermandades que van al Rocío, antes de hacer un canto precioso a los que no pueden ir y despiden sus ilusiones entregando las medallas a los que se van, y posteriormente hacer otro canto más bonito todavía a la vida que Doñana regala a quienes van en carro hasta la Virgen,  en lo que supuso la primera reacción de 'óle' intenso entre un público, que ya por entonces se había rendido de lleno a este Pregón. 

Luego, las peñas. La suya, 'Sopetón', y también la de Antonio y Paqui, sus primeros anfitriones, y la de 'La Carbonera', que cumple 25 romerías, y la de 'La Albarizuela', que cumple diez, y una reivindicación para que nadie excluya a nadie en el Rocío, recorriendo en sus palabras los ejemplos de varios amigos y conocidos que llegan cada año hasta la Aldea desde diversos puntos de España. Un momento para la reflexión, que cerró elegantísimamente con aquellos versos inmortales de Gallardo: "dejad que crezca el Rocío, como una mancha de aceite", al que siguió un recuerdo especial al primer camino que realizó, hace ya diecisiete años, junto a este que escribe y junto a nuestro compañero Antonio Asenjo, trabajando para la extinta 'Ondavisión', y en el que contó una anécdota acontecida en 'Cancelín' con la que fue complicado no llorar de risa. ¡Qué recuerdos, y qué rato más bueno! Gracias compare. 

Y a partir de entonces, según entendemos nosotros, vino lo mejor del Pregón. El mejor vino, como en Canaá, guardado para el final. Primero con un romance dedicado a la noche de 'Marismillas', absolutamente arrebatador. Después, con un recuerdo a los rocieros ausentes convertido en mini cuento -estilo creado por él- en el que a través de la descripción de un viaje astral describió cómo sería la llegada a las 'marismas eternas', sin duda la manera más original que hemos escuchado nunca de recordar a los difuntos. ¡Genial! Y luego, el final, centrado en la Virgen. Un final que viajó por una colección de momentos de todo tipo, antes de sentenciar rotundamente que "si todos estuviésemos tan orgullosos de Jerez como lo estamos el Sábado de Romería, nos iría mucho mejor". ¡La frase del Pregón! Tras esto, recorrido por la noche del domingo y por la madrugada del Lunes, y por la procesión de la Virgen, y por fin el encuentro ante el campanil de la casa de Jerez en El Rocío, y por último, la mirada de la Señora alejándose por la calle Moguer, pidiendo ante la visión de su manto, ya de espalda,  "salud para otro año verla". 

Un final de los de nudo en la garganta, que sin embargo aún tenía reservada otra última sorpresa, ya que en medio de esos silencios que siempre quedan tras las ovaciones, Ángel pidió a su sobrina Mercedes que le acercase una bandeja donde portaba una corbata morada propiedad en tiempos de Antonio Gallardo y regalada por su nieto Antonio, que se colocó para llegar a la despedida definitiva de su obra. Aplausos para el viejo maestro de Santiago a las alturas, y ya sí, romance dedicado al regreso del Simpecado a Santo Domingo, y agradecimiento a todos los que hicieron posible este paso por La Concha, y un último verso dedicado a las vísperas del nuevo Rocío que ahora comienza, cerrando así un Pregón con deseos de principio, ya que la última referencia fue ¡que nos vamos pal Rocío!, provocando un torrente de aplausos y de vivas, de esos que llaman las almas de toda clase de venturas.

Marcaba el reloj las once menos cinco de la noche, una noche llena de emociones, en las que nuestra mejor suerte fue haber podido estar en la bodega, ante semejante cante lleno de verdad y de Rocío. Un magnífico Pregón, sí señor. Un pregonazo. 

Enhorabuena. 

Último directo

Quizá te interese

La junta de gobierno del Prendimiento recurre la decisión del Obispado
La junta de gobierno del Prendimiento recurre la decisión del Obispado

Palacio emite un comunicado oficial en el que da cuentas de la situación actual de la cofradía

Comienzo oficial de las obras, en Las Viñas
Comienzo oficial de las obras, en Las Viñas

La parroquia seguirá cerrada, al menos durante los próximos cuatro meses