Aquellas postales de felicitación navideña...

Sábado, 20 de diciembre de 2014   -    Mikel Zubillaga

Aquellas postales de felicitación navideña...

La revolución que ha supuesto Internet desde su introducción social a finales de la década de los 90 ha relegado a un plano secundario las postales de felicitación navideña.

Escritas a mano con palabras comunes en estas fechas pero salidas del corazón en ese momento, las postales navideñas iban de un punto a otro de España como nexo de unión en el deseo de la manida frase “Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo”.

Familiares y amistades intercambiaban deseos -y aún lo hacen los más mayores que no se atreven con la red de redes- por medio de estas postales, desconocidas para las nuevas generaciones. Correos incrementaba su trabajo en estas fechas previas a Navidad.

Poco a poco se fueron imponiendo otro tipo de conductos para la felicitación: correo electrónico, SMS -antes- y ‘wasap’ -ahora-. Incluso, estas mismas postales se han ‘actualizado’ para trasladarse a la pantalla.

Para la mayoría, son sistemas rápidos, instantáneos y menos laboriosos (comprar la postal, escribirla, ponerle un sello, echarla al buzón…). Pero, para otros, las de ahora son felicitaciones basadas en una especie de automatismo insensible. Menos humanas.

Último directo

Último directo