Sábado, 31 de agosto de 2013   -    +JEREZ - Foto: José Manuel Melero - Crónica: Diario de Jerez

Fue un pregón para la historia

El pregón de la coronación canónica de Nuestra Señora de la Esperanza se constituyó en algo más que una exaltación y un precioso anuncio de lo que sucederá el 14 de septiembre. Fue un magnífico espectáculo perfectamente coordinado en el que los 'extras' -cantes, saeta, toque de guitarra, música sacra y cofrade e, incluso, baile- no fueron los protagonistas, más bien acertados complementos al relato poético y a las reflexiones que Andrés Cañadas Salguero desplegó en más de dos horas largas de intervención, una medida amplia pero que ciertamente resultó amena y, sobre todo, plena de emociones sin que sobrada ni una nota musical y ni un verso.

https://www.turismobarbate.es/

Se notó perfectamente la intensa preparación que ha tenido el pregón y su puesta en escena. No nos equivocamos al afirmar el carácter histórico que tuvo la cita, tanto por lo que se pregonaba como por como se hizo, usando un modelo en el que se hilvanaron versos, prosa y otros ingredientes perfectamente encajados en el contexto de la obra. En este éxito, no cabe duda, que la presencia en el escenario de Enrique Víctor de Mora y José Vegazo, compartiendo en momentos la declamación con Cañadas, hizo crecer el tono diferente que tuvo una cita que llenó hasta arriba el Villamarta con la presencia, sobre todo, de cofrades de la Yedra junto a otras representaciones como hermanos mayores, Consejo de cofradías, obispo de Jerez, la alcaldesa y concejales.

La empatía con el público fue constante, con fuertes ovaciones y aplausos en cada momento álgido, un público que disfrutó y se emocionó mucho de la exaltación que mereció La Esperanza por su coronación. Y el culpable de todo esto fue Cañadas, que con el pregón de ayer no se dejó nada escondido sobre una de sus devociones más queridas e íntimas. Preciosa la metáfora que usó y no menos el verso, con instantes vibrantes como la trilogía a La Esperanza con un canto, en momentos a dúo con De Mora, que estuvo genial; no faltó la reflexión honda sobre la fe, cuando se llega el final de la vida y el marianismo del cristiano. Y tanto y tanto que es harto complicado meter todo el cúmulo de sensaciones que se vivieron ayer en esta crónica. El arranque fue musical con las marchas 'Reina de La Plazuela' y 'Esperanza de La Yedra', muy bien interpretadas por la por la banda municipal de música de San Fernando, abriéndose el telón y provocando el primer aplauso y los primeros 'guapas' al dejar ver una gran fotografía de La Esperanza escoltada por los candelabros de cola de su palio que llenaron el escenario.

Entró en escena Andrés Cañadas, sin atril y en los medios de las tablas, una oración y preciosos versos a Ella que calentaron el ambiente; José Vegazo presentó la coronación canónica, no el acto o al pregonero, como es costumbre. Desde ese punto empezaron a romperse los cánones habituales de los pregones, con entradas de la coral San Pedro Nolasco, dirigida por José Carlos Gutiérrez, que interpretó la plegaria a la Esperanza de la Yedra' con la guitarra, José Ángel Lupión. Desde ese arranque, siete capítulos: 'Jerez de esperanzas', 'Una devoción apasionante', 'El barrio de la Virgen: La Plazuela', que fue un homenaje a La Paquera; '¿Por qué una corona?', 'Virgen milagrosa', 'Trilogía de la Esperanza', 'Y todo, por Ella…'. Este fue el esquema del pregón desde el que se fueron desgranando los contenidos: marchas, saetas, soleás, bulerías y, ante todo, La Esperanza exaltada en verso y prosa; vinculando esta advocación a un barrio y a una ciudad a la que invitó a sumergirse en su mirada y en su historia y leyendas; milagros y en la devoción sincera que sólo se entiende en La Plazuela, pilar sobre el que se sostuvo la esencia de un pregón totalmente entonado en la Virgen.

La banda municipal de San Fernando, la coral San Pedro Nolasco, las guitarras de José Ángel Lupión y José Carlos García Pozo; el portento en los cantes de Josemari Núñez y de Manuel Garrido 'de la Fragua'; el baile de Carmen Herrera , el 'eco' flamenco por saetas de Luis de Pacote y la excepcional presencia, como tenía que ser, de la agrupación de la Sentencia.

Triunfó Andrés y triunfó la hermandad porque supo elegir a la persona que, al demostrado talento que acumula sobre los escenarios cofrades, se le une una devoción sin grietas a La Esperanza, que tuvo en el pregón de ayer la más acertada proclamación que merece ante su coronación canónica.

Crónica de Diario de Jerez

Nota: Hoy domingo día 1, desde las seis y media de la tarde, podrán oir en directo en +JEREZ RADIO,  la salida de la Virgen de la Esperanza desde su capiilla, con motivo de su traslado a la iglesia de San Lucas.

Último directo

Quizá te interese

Un sonido digno de un museo
Un sonido digno de un museo

Los hijos del recordado Pepe Hidalgo ceden a la Hermandad de la Macarena, el tambor de su padre

Las maravillas fotográficas del traslado...
Las maravillas fotográficas del traslado...

Las redes se han convertido estos días, en el mejor vehículo para seguir todos los detalles de la Venida de la Virgen del Rocío a Almonte