Una costa llena de luz

Domingo, 13 de agosto de 2017   -    Juan Félix Bellido

Una costa llena de luz

Los calores apremian y nuestros pasos se dirigen al litoral –que tenemos mucho y bueno en nuestra tierra- en busca del alivio de las brisas marineras y del frescor de las aguas que bañan nuestras costas. El verano es tiempo de ocio, de sol y playas, de tregua en el trabajo y recuperación de fuerzas. Y en esta búsqueda. Hoy queremos venirnos a orillas del Atlántico, cerca, muy cerca de la desembocadura del Guadalquivir y en una bahía llena de luz. Y ante tanta oferta y tan buena, elegir el difícil. Hoy, en estas columnas elegimos Rota. Una villa marinera en la provincia de Cádiz que goza de una privilegiada situación. A pocos kilómetros de la bahía de Cádiz, al suroeste de Andalucía occidental y bañada por el océano Atlántico, este balcón al mar, es considerado un lugar privilegiado para el veraneo.   Dieciséis kilómetros de playas de finas y doradas arenas, disfruta, nada más y nada menos, que de 3.200 horas de sol al año, uno de los máximos valores de la península. Dieciséis kilómetros que ocupan sus cuatro playas: el Rompidillo-Chorrillo, la Costilla, Punta Candor y la Ballena. Las tres últimas, galardonadas un año más con la Bandera Azul de los Mares Limpios de Europa. Pero es que, lucen también la preciada enseña el puerto deportivo y pesquero Astaroth, situado en pleno corazón histórico y el Centro Medioambiental de la Forestal.   Venir a Rota es venir a disfrutar del sol, de estas limpias aguas atlánticas, de su rica gastronomía y de un enclave privilegiado, con pocos pero importantes monumentos históricos, que harán del visitante las delicias. Y no sólo nos referimos a su Castillo de Luna, hermosa enseña del siglo XIII, o de la parroquia de Nuestra Señora de la O, frente al Castillo, en un bello conjunto que se asoma con señorío a la Plaza Bartolomé Pérez, nos referimos taimen a monumentos naturales, algunos de los cuales también están cargados de historia, como sus famosos Corrales de Pesca, ubicados muy cerca de la playa de Punta Candor y declarado monumento natural. Allí, gracias un arte que juega con las mareas, se pesca desde tiempos inmemoriales. El paraje merece la pena visitarse. Y no quedará defraudado el visitante por un entorno natural que, a duras penas, ha conservado sus esencias más auténticas. Muy cerca de allí, conocerá estas artes antiguas de pesca y este entorno, presidido por un conservado cordón dunar y por unos pinares que mantienen la fisonomía del paisaje y la genuinidad de estas costas, conocerá digo, fauna y flora también en el recién inaugurado Centro de Interpretación del Litoral “La Plazoleta”, que puede visitarse.   Desde allí, los paseos paralelos al mar son una delicia. El de la Costilla se ha visto este año ampliado gracias a la instalación de una pasarela de madera que partiendo precisamente d la Forestal llega hasta la playa de Piedras Gordas. Los paseos marítimos de la Costilla, del Rompidillo, que en breve se verá ampliado, los llevan a unas playas limpias con variados y estupendos servicios que nos harán disfrutar del mar con mayores comodidades y mayor seguridad.   Y si a restaurarnos toca, la amplia gastronomía de base marinera y con el aporte de unas huertas donde crecen hermosos tomates y toda clase de verduras con las que aderezar los platos, nos permitirán gustar unos platos de antiguas raíces que forman parte de la cultura vital de estos pueblos costeros. El pescado, frito o cocinado, se recibe a diario en la lonja que la Cofradía de Pescadores mantiene viva en el Puerto Pesquero. La urta a la roteña es el emblema de esta Villa y si nuestros pasos se encaminan a Rota n Agosto, la podremos disfrutar a placer en una feria veraniega y peculiar, como es la Fiesta de la Urta, en la segunda semana de agosto, en plena temporada, cuando la población crece en vida y espectáculos. Un verano cultural bien cuidado nos permitirá un espacio de ocio y diversión en los atardeceres y en las noches de refrescante brisa, casi todos los días.   Rota, un balcón al mar, para que este verano repongamos fuerzas y saboreemos un tesoro natural que está al alcance de nuestras manos. Y así, paliar los calores en esta costa que no sin razón, se ha denominado Costa de la Luz. A pocos kilómetros otros atractivo que servirán de complemento y enriquecimiento esta temporada de tregua y de descanso.

Quizá te interese

XII Homenaje a Shakespeare
XII Homenaje a Shakespeare

Previsto para el sábado 2 de septiembre. Un evento que cuenta con precedentes en los años 1957, 1959 y 1964