Martes, 23 de mayo de 2017   -    Juan Ignacio López

“Vivo al lado del Arena, pero a la hora del atentado estaba trabajando”

“A esa hora estaba en mi trabajo, en uno de los restaurantes pertenecientes a la cadena Living Ventures. No éramos conscientes de lo que estaba sucediendo a escasos quince minutos del restaurante”. Es el testimonio de Alberto Villagrán, un joven jerezano de 28 años, que vive en Manchester desde hace casi dos.

Tras conocerse el brutal atentado a las puertas del Manchester Arena, a la finalización de un concierto, las familias de los españoles que residen allí por algún motivo han contactado con ellos para cerciorarse de que se encuentran bien. Es justo lo que le ha ocurrido a Alberto:

“Me enteré por casualidad de lo sucedido: salí del local unos instantes y una señora me abordó, preguntándome dónde estaba la Estación de Victoria, porque se había producido una explosión…”.

Al salir de su trabajo, Alberto se marchó al gimnasio, como hace habitualmente. Tanto a la entrada como al salir, fue comprobando como la presencia policial era cada vez más fuerte en la zona, sobrevolando varios helicópteros y con numerosas calles cortadas. Fue entonces cuando conoció los primeros datos sobre las víctimas que se ha cobrado este atentado terrorista, registrado a la salida del concierto que ofreció anoche la cantante Ariana Grande, en el Manchester Arena. Una artista cuyo público es eminentemente adolescente.

Este jerezano vive a escasos minutos del lugar del salvaje atentado. “Y ¿qué hago ahora?” –se preguntó Alberto Villagrán al conocer más detalles sobre la magnitud del suceso.

“Al comprobar el impresionante cordón de seguridad me planteé no dormir en casa. Al hablar con mi novia por teléfono fue muy tajante, indicándome que durmiera en su casa. A los diez minutos de llegar, leímos en Twitter cómo informaba la policía sobre el hallazgo de un paquete sospechoso que hicieron detonar en las proximidades de la Catedral, justo al lado de donde yo vivo. Por otro lado, un amigo me ha llamado para contarme que estaba en un centro comercial y ha aparecido un individuo armado, lo que ha provocado el desalojo del recinto. El ambiente está muy revuelto por aquí”.  

La reacción de sus familiares y amigos de Jerez, no se ha hecho esperar:

“Imagínate: mis padres, mis amigos, mis vecinos, toda la gente allegada, llamándome, o contactando por redes sociales, interesándose por si estaba bien y asegurándose de que no me había ocurrido nada”.

Al pillarle el dantesco escenario tan de cerca, no podemos evitar preguntar a Alberto si, a raíz de esto, se ha planteado volver a España, pero es tajante, al tiempo que esboza una sonrisa:

“Pues no, para nada. Una catástrofe puede ocurrir en cualquier parte: aquí en Manchester, en Jerez, en Madrid, en Barcelona… ¡si me pongo así, mi madre no me deja que viaje a ninguna parte!”  


(Fotografías y vídeo cedidos por Alberto Villagrán)

 

 

Quizá te interese

¿Vamos de paseo?
¿Vamos de paseo?

Recomendaciones e indicaciones del podólogo para unos paseos saludables de verano